jueves, 13 diciembre 2018
18:24
, última actualización
Local

A la caza del peregrino

Ayuntamiento, operadores turísticos y cofradías abogan por aprovechar el tirón de las fiestas y patrimonio católico pero también captar a judíos y musulmanes.

el 25 jun 2014 / 23:48 h.

TAGS:

Imagen _ML_3746 copia De izq. a dcha. Antonio Távora Alcalde, Gregorio Serrano, Antonio Távora Molina y Manuel García, en la jornada de ayer celebrada en el hotel Los Seises. / Carlos Hernández Bajo dos realidades tan contundentes como que la Basílica de la Macarena es el «tercer o cuarto monumento de Sevilla, según el mes, más visitado» y que en épocas de crisis es cuando las agencias de viajes «están vendiendo más peregrinaciones» porque el turismo religioso «se basa en la fe y por tanto se viaja como parte de una obligación moral sacando el dinero de donde sea», la Asociación Sevillana de Empresas Turísticas (ASET) celebró ayer unas jornadas sobre las potencialidades del turismo religioso en la «mariana» ciudad de Sevilla, que no en vano, después de Roma es una de las ciudades con más templos católicos (120) y puede presumir de contar con la mayor congregación de conventos femeninos de clausura (19). Pero consciente de que el turismo religioso no es patrimonio exclusivamente del cristianismo, el delegado municipal de Turismo, Gregorio Serrano, dejó claro que el pasado histórico de la ciudad permite también captar al visitante de las otras dos grandes religiones monoteístas:el judaísmo, al contar con los vestigios de la judería, y el islamismo, con el singular arte mudéjar como atractivo, amén del tirón de la Giralda y el Alcázar. Serrano de hecho señaló que el mayor margen de crecimiento está en el visitante judío por la «cantidad y calidad del turismo judío que cada año se mueve por el mundo». Defendió que ya el anterior Gobierno municipal de PSOE-IU incluyó la ciudad en la Red de Juderías de España y el actual del PP sigue trabajando en la promoción de éste con acciones, como la reciente edición de la guía Sevilla sefardí. Para atraer a este visitante, el director de Viajes Távora, Antonio Távora Alcalde –participante también en las jornadas junto a su padre y presidente de ASET, Antonio Távora Molina y el hermano mayor de la Macarena, Manuel García– lanzó algunas propuestas al sector, como que los restaurantes del barrio de Santa Cruz (antigua judería) tengan las cartas en hebreo e incluyan algún guiño gastronómico en sus menú. Y es que los Távora –padre e hijo– defendieron su especialización en la organización de peregrinaciones a Tierra Santa o santuarios como Lourdes y Fátima durante años, una experiencia que sirvió a Távora Alcalde para ser contundente al afirmar que «el turismo religioso es un gran negocio» y «el que se especializa en esto puede ganar mucho dinero» ya que «es un mercado creciente porque hemos llegado a tal punto de laicidad que está habiendo un efecto boomerang y la gente está buscando su rincón espiritual». Es, además, un tipo de turismo que «atrae todo tipo de público» y que huye del low cost, además de dinamizar actividades secundarias como la venta de souvenir y actividades de ocio complementarias a las visitas religiosas. «Podríamos hacer un paralelismo con los parques temáticos, que producen industrias secundarias alrededor», dijo. El hermano mayor de la Macarena, Manuel García, que presumió del éxito de los actos organizados para el cincuentenario de la coronación de la Esperanza, puso un ejemplo durante su intervención: «Volviendo uno de los días del besamanos en la Catedral, que es lo que más me ha sorprendido, esas colas, un taxista me dijo que cuándo íbamos a organizar algo así otra vez. Yo le dije que era difícil y me contestó que ellos habían trabajado más esos días que en Semana Santa y Feria juntas». A falta en Sevilla de un «promotor turístico como tiene Roma con el Papa» o de una obligación como la de los musulmanes de peregrinar a la Meca al menos una vez en la vida, los operadores turísticos instaron a publicitar los templos y lugares religiosos de la ciudad y crear puntos de peregrinación pues. Aunque Távora Alcalde recordó que el religioso «es una de las formas más antiguas de turismo pues la Biblia ya decía que había que ir tres veces a Jerusalén», también dejó claro que algunos de los actuales destinos de peregrinación con más éxito son de reciente creación, como Czestochowa en Polonia, que se popularizó hace 25 años gracias al Papa Juan Pablo II, o Medjurgorje en Bosnia. Por su parte, el presidente de ASET recordó a Serrano el proyecto que hace unos años presentó esta asociación al Ayuntamiento Conventos abiertos, para abrir los cenobios de clausura unas horas al día a las visitas, y que «ahí está para quien lo quiera recuperar» o sus reiteradas peticiones al Cabildo para que el horario de apertura de la Catedral se amplíe hasta las 21.00 horas. En lo que todos coincidieron es en el potencial de este turismo que en Estados Unidos supone el 25 por ciento y mueve 300 millones de viajeros y 18 billones de dólares. Serrano no pudo concretar cifras sobre el porcentaje que este tipo de turismo representa en el sector, entre otras cosas por las dificultades de diferenciar el visitante que, por ejemplo, acude a la Catedral por su monumentalidad o por su Fe. Sí destacó que no solo la Semana Santa tiene tirón sino el éxito de potenciar la ciudad como referencia del turismo navideño.

  • 1