Local

A la hoguera

En las vísperas de la noche de San Juan aún queda tiempo para preparar la hoguera que nos permita quemar lo peor del último año. Echándole un ojo a la oportuna encuesta que publica este periódico es fácil suponer que la gran mayoría de los andaluces lanzarían a las llamas todo lo que tenga que ver con la crisis, paro, constructoras, bancos o hipotecas...

el 16 sep 2009 / 04:35 h.

En las vísperas de la noche de San Juan aún queda tiempo para preparar la hoguera que nos permita quemar lo peor del último año. Echándole un ojo a la oportuna encuesta que publica este periódico es fácil suponer que la gran mayoría de los andaluces lanzarían a las llamas todo lo que tenga que ver con la crisis, paro, constructoras, bancos o hipotecas.

En cambio, asuntos como la justicia, la violencia de género, el medio ambiente, la corrupción urbanística o política, si nos descuidamos, podrían quedar fuera de la pira purificadora, porque están entre los últimos en el listado de preocupaciones. Así que, añadámoslos desde aquí, como merece el dolor por Josefa Moreno, la mujer quemada, con sus hijos, por un asesino machista y parricida.

Además lancemos a las llamas simbólicas la foto de Mahmud Ahmadineyad, el Presidente de la República Islámica de Irán, como responsable de las masacres en Teherán, donde los seguidores y las seguidoras del opositor Musaví denuncian un fraude electoral. Entre ellos muchas mujeres. El rostro de una de ellas, asesinada en una manifestación, es pancarta de libertad.

Alimentemos más aún la pira imaginaria con los nombres de etarras conocidos y por conocer, de todos los que les apoyan y de todos los que les justifican. Como responsables del horror de la inútil violencia terrorista. La reacción popular aquí también ha sido clara y dan la cara manifestantes valientes y la voz valiente del nuevo Lehendakari y una viuda valiente y digna.

Todos frente a la bestialidad que debe desaparecer en el fuego de la esperanza. Y finalmente quememos la pobreza, la injusticia contra la que luchó Vicente Ferrer, líder de la cooperación, reconocido por los pobres y acicate para la conciencia de los poderosos a los que reclamó el fin de un mundo desigual y cruel. El cariño de su gente también ha movilizado a miles de personas, muchas mujeres. La magia de la noche de San Juan no acabara con estos y otros problemas pero el ritual ayuda a recordar y a exigir que se actúe y ver si el año que viene hay algún horror menos.

Periodista

opinion@correoandalucia.es

  • 1