Local

A la sombra de las setas gigantes

Bar El Almacén (Centro). En la difícil frontera del bar de tapas creativas y el cuento del gastro bar.

el 17 oct 2014 / 12:30 h.

TAGS:

El Almacén se ubica en la zona peatonal del inicio de la calle Regina, en la Encarnación. / J.C. El Almacén se ubica en la zona peatonal del inicio de la calle Regina, en la Encarnación. / J.C. LA FICHA

  • Nombre: El Almacén.
  • Dirección: C/Regina, 4. 41003 Sevilla.
  • Horario: De 12:30 a 16:00 y de 20:30 a cierre. Los viernes todo el día. Descanso domingo noche y lunes.
  • Propietario: Regina Parasol, S. L.
  • Teléfono: 955 28 51 25.
Hay frases que sin ser mentira, tampoco dan una visión exacta de la realidad, por ejemplo, si algún hostelero de la zona de la Encarnación asegura que la construcción de las setas ha mejorado la clientela del entorno, seguramente no está diciendo ninguna mentira, pero habría que decir que, naturalmente, cualquier solución es mejor que tener en tan amplia plaza un descampado cercado por una valla, a partir de aquí, podríamos hablar de otro tipo de soluciones que se hubieran dado, pero lo que hay es lo que hay, el tiempo dará o quitará razones. Pues sobre el bar El Almacén podríamos decir una verdad, es un sitio agradable, acogedor y con algunas buenas tapas, pero esa definición estaría no contando otras características importantes para el público. De entrada molesta bastante que cobren 1,00 euro por persona por servicio de pan, te lo comas o no, si hay que decir que el que ponen, el pan, es bastante aceptable. Por otra parte hay que decir que el servicio es atento y agradable, aunque hay algún camarero de fin de semana que anda algo despistadillo, otra cosa son los tiempos de espera para las tapas, con el bar casi vacío, encima suelen llegar a la mesa muy pasadas de fuego. De izda. a dcha.: Chipirones con cous cous negro y espuma de ajo; Carrillada ibérica al PX con espuma de patata trufada; Salmón con marinada picante y verduritas. De izda. a dcha.: Chipirones con cous cous negro y espuma de ajo; Carrillada ibérica al PX con espuma de patata trufada; Salmón con marinada picante y verduritas. El sitio en sí ya hemos comentado que es agradable, en la zona peatonal del inicio de la calle Regina, junto a la plaza de la Encarnación, el bar tiene un concepto abierto con una terraza prolongación de las mesas del interior, mesas de madera con un original diseño para engarzarlas unas a otras y unos cómodos sillones de entrañable estilo vintage, como se dice ahora, el interior resulta acogedor tanto de día como a la cálida luz de las imaginativas lámparas diseñadas a base de cajas de madera para botellas de vinos, con una pared cubierta con un original mural, el resto es madera, ladrillo visto y, en general, una decoración de agradable aspecto moderno. Siempre con música ambiental, a veces con machacones ritmitos de eso que llaman chill out, aunque en un volumen muy aceptable para la conversación. La carta de vinos nos dicen que está en evolución, así que hay referencias que aparecen en ella que no tienen. En nuestra primera visita pedímos un Marqués de Alella Pansa Blanca y nos sirvieron, sin observación alguna, un Marqués de Alella Allier, blanco con madera, entendemos que de superior precio, aunque nos cobraron los 2,90 euros que marca la carta, que no es poco, para el Pansa Blanca, poco más que comentar ya que al parecer la carta se va a cambiar, aunque la que tienen ahora presenta vinos variados y de diversas zonas españolas y algún francés. La cerveza de grifo es Estrella de Galicia. La carta de tapas no es excesivamente amplia, aunque tiene variedad de carnes y pescados, se echan de menos otros tipos de tapas. No son baratas, aparecen dos precios, el de tapas, entre 4,00 y 5,00 euros y el de raciones, sobre 10,00 euros, algunas solo tienen un precio, en torno a los 7,00 euros. Ya comentamos que nos parece que hay un exceso de cocción en la mayoría de los platos, así nos pasó con el Salmón, marinada picante y verduritas (5,00 euros), que tardó una barbaridad en llegar a la mesa y llegó quemado, además de traer una absurda guarnición de arroz muy frío con una salsa como de chocolate. Un despropósito también el llamado Churrasco de cordero ibérico con migas serranas (5,00 euros), en realidad un pequeño costillar lleno de grasa sobre unos cuscurros de pan frito. Más pasable el Chipirón a la plancha y cous cous negro y espuma de ajo (4,20 euros) buena la Carrillada ibérica al PX con espuma de patata trufada (4,50 euros). Irrelevante Merluza frita con ajo sobre pisto de boletus (5,00 euros) que en realidad llevaba unas laminillas de setas congeladas, con un imposible acompañamiento de una muy dulce torta de aceite. Visto lo visto y probado lo probado, nos parece que el sitio juega un poco al gastro bar, pero, aunque cuidan las presentaciones y tratan de parecerlo, se quedan en una cocina bastante mediocre con precios entendemos que caros para la calidad del producto.

  • 1