lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

A lo más selecto de Cerámicas Santa Ana se le sumará parte de la colección Carranza

En el viejo arrabal trianero se está alumbrando el Museo de la Cerámica, que se asentará sobre la antigua fábrica de Cerámicas Santa Ana. Mientras se rehabilita el edificio, se avanza en su contenido: piezas de la casa, como paños cerámicos y dibujos de notable valor artístico, y parte de la colección Carranza.

el 15 sep 2009 / 17:45 h.

TAGS:

En el viejo arrabal trianero se está alumbrando el Museo de la Cerámica, que se asentará sobre la antigua fábrica de Cerámicas Santa Ana. Mientras se rehabilita el edificio, se avanza en su contenido: piezas de la casa, como paños cerámicos y dibujos de notable valor artístico, y parte de la colección Carranza.

Triana verá nacer en dos años uno de los nuevos atractivos turísticos de Sevilla: un Museo de la Cerámica, acordado y costeado al alimón entre el Consorcio de Turismo y la consejería de este ramo.

Muchas de las perlas de la artesanía más importante de los alfareros trianeros volverán al barrio para exponerse al público en la antigua fábrica de Cerámicas Santa Ana, en la calle Antillano Campos. Actualmente, conserva abierta su tienda de San Jorge -en la parte trasera de la fábrica- y está rodeada por ocho establecimientos más, que también guardan la tradición de la cerámica con la venta al público. A estas alturas está mucho más avanzado el asunto de las piezas que conformarán el museo, que su proyecto. Existe ya un acuerdo verbal por el que la misma Cerámica Santa Ana cederá -las piezas no saldrán de la casa- al Consistorio toda su colección perteneciente al siglo XX, tasada por la empresa en más de 360.000 euros, aunque no será la cifra definitiva. A cambio, Cerámicas Santa Ana, tendrá unas dependencias donde trabajarán sus ocho artesanos, desde 2005 en una nave de Alcalá de Guadaíra.

La colección permitirá a los trianeros mirar a su pasado y recuperar la tradición de la cerámica, una de las artesanías más antiguas desde la época romana. Los propietarios de la empresa Santa Ana han abierto las puertas de su negocio a este periódico, que ha podido comprobar in situ las piezas de notable valor artístico que atesora y que formarán parte del futuro Museo de la Cerámica.

Paños de estilo renacentista, alicatados por las paredes del establecimiento de Cerámicas Santa Ana; cuadros cerámicos, la mayor parte de Antonio Kiernam, uno de los mejores pintores cerámicos de Triana; un cuadro cerámico, obra de Juan Sánchez Cueto, que recrea el lienzo La Rendición de Breda, y bancos del estilo de los de la Plaza de España. Todo fechado entre los años 20 y 40 del siglo XX. La otra gran colección que formará parte del Museo de la Cerámica de Triana será la cedida por Vicente Carranza, tras el acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento y anunciado el pasado jueves.

Se trata de piezas de los siglos XIX y XX, realizadas por ceramistas trianeros. Entre ellas destacan platos policromados y cuadros de pintores cerámicos, como Manuel Arellano y Pérez de Tudela.

El edificio de Cerámica Santa Ana cuenta con siete hornos para la cocción, en estos momentos apuntalados, como otras partes de la fábrica debido a su mal estado de conservación. En cuanto al proyecto, hace una semana finalizó la inscripción de los arquitectos interesados -se apuntaron 97, algunos de países europeos- en el concurso de ideas. Antes de Navidad se elegirá el proyecto definitivo y tras la adjudicación de la obra a una constructora se iniciarán los trabajos, que el Ayuntamiento tiene previsto finalizar en 2011, tras 20 meses de ejecución. Será entonces cuando Triana verá cumplido uno de sus viejos anhelos, el de tener su Museo de la Cerámica.

  • 1