"A mí personalmente me gustaría un paso atrás de Alfredo Pérez Rubalcaba"

En la elaboración del Presupuesto la cordialidad y la lealtad con IU han presidido la negociación.

el 03 nov 2013 / 09:00 h.

15278245–¿El Presupuesto andaluz de 2014 ha sido un milagro? –Hay que destacar que ha habido presupuesto, que es una magnífica noticia, ya había algunos que decían que no eran probables. Son unos presupuestos posibles. Hay una verdad como un templo, 1.200 millones de ajuste hacen un presupuesto difícil, pero a pesar de eso es un buen presupuesto. –Izquierda Unida ha aireado momentos de mucha tensión en la negociación. ¿Peligró el pacto? –En absoluto. El pacto de gobierno nunca ha peligrado. Es lógico que en una negociación con un presupuesto tan difícil y con un ajuste tan importante, dos fuerzas políticas coaligadas en un Gobierno tengan diferencias. Si ya es difícil con un solo partido pactar entre consejerías…Yo, que he sido testigo directo de las negociaciones, puedo asegurar que la cordialidad y la búsqueda de un acuerdo es lo que ha presidido las relaciones. Ha habido tensiones lógicas, las de que todo el mundo quiere más para sus consejerías. –En su Gobierno hablan de un “exceso de teatralización” por parte de IU. ¿Lo comparte? –Soy testigo directo y puedo afirmar con rotundidad que se han mantenido con bastante lealtad en la discusión interna, más allá de sus posiciones y de lo que tienen que contar a su militancia. IU ha tenido en todo momento la conciencia clara de que iba a haber presupuesto. –Las cuentas sacrifican a tope la inversión pública. ¿Así se puede recuperar empleo en Andalucía? –Cuadrar el círculo es imposible. Mantener el Estado del Bienestar con el 70% del Presupuesto destinado a educación y salud no permite acompañarlo de una fuerte inversión pública. Aún así supone el 3,5% del PIB, una cantidad muy importante por encima de lo que destinan otras comunidades. En Andalucía se deben tres años de deudas de la inversión pública del Estado por incumplimiento de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto. EL Gobierno central no es justo con Andalucía y no invierte lo que el Estatuto contempla. Hemos hecho lo posible. –¿Por qué rechaza la Junta la creación de nuevos impuestos? –Ya venimos de subidas muy importantes en el tramo autonómico de los diferentes impuestos, apostando por el que más tiene más pague. Esa carga fiscal creemos que es ya suficiente. –IU no piensa lo mismo. –Hemos hecho un ejercicio de corresponsabilidad y haremos ese debate donde debemos hacerlo, en la discusión que va a abrir el Gobierno central a partir de marzo con todas las comunidades sobre la financiación autonómica y la corresponsabilidad fiscal. –Suena a darle un patada hacia adelante... –No, no es ninguna patada. El marco de la financiación autonómica cumple en 2014 y ese debate se va a abrir. ¿Para qué vamos nosotros a anticiparlo? –¿Han presionado los empresarios para evitar más impuestos? –Presiones de todas las partes han existido pero la presidenta de la Junta lo dejó claro desde el minuto uno: no va a haber creación de nuevos impuestos. –El PP dice que si hubieran hecho bien los deberes ahora podrían levantar el pie de los recortes. –El PP no está legitimado para hablar en este sentido teniendo en cuenta que los ajustes en los últimos tres años en Andalucía han supuesto 3.530 millones de euros como consecuencia de la política del Partido Popular. Lo que no se puede hacer es golpear a Andalucía con hachazos como los que venimos padeciendo y al mismo tiempo querer que se construya de todo o que se haga de todo. El PP ahora mismo no tiene ni certeza de cuáles deben ser sus iniciativas en beneficio de Andalucía. –¿No era evitable el recorte a las nóminas públicas? –1.200 millones de euros menos en un Presupuesto que viene de ajuste tras ajuste hace inevitable, no sin lamentarlo, que no pueda haber cambios en las bonificaciones de los empleados públicos. –Un médico o un profesor le diría que en Andalucía, con recortes salariales, menos personal, más horas de trabajo y sin sustituciones también se deterioran la sanidad o la educación. –La dureza de la crisis de verdad la soportan los parados de Andalucía. Si nosotros conseguimos ser una trinchera para que esos servicios, dentro de lo que supone soportar la crisis, se mantengan, sin despedir a gente y sin destruir la cartera de servicios…Lógicamente todo el mundo está sufriendo. –¿Pero admite que los servicios públicos empeoran? –Ojalá no se produzca lo que ya ha anunciado Montoro de otros 4.000 millones de recortes para las comunidades en 2015 porque entonces ahí sí que estaríamos ya pasando los niveles para el deterioro de los servicios públicos. –Los sindicatos convocan movilizaciones contra un “exceso de bisturí” en la Junta. –A cualquier Gobierno responsable le preocupan las movilizaciones y las protestas pero hay que entender que hay medidas inevitables que ha tenido que tomar el Gobierno andaluz. –¿En qué consisten las medidas de ahorro que estudian para las empresas públicas? –Hay un análisis en marcha de los entes instrumentales. Hay que recordar que estas empresas ya vienen de recortes y ajustes año tras año, con 300 directivos menos, medidas de austeridad... Se ha hecho todo lo que se podía y aún así el Gobierno va a analizar uno a uno todos los entes instrumentales y, como dijo la presidenta, aquello que sea superfluo, si aún queda, habrá que ajustarlo. Hay que ser rigurosos y no caer en el discurso fácil. –¿Habrá adelanto electoral en Andalucía? –No contemplamos ese escenario. Queremos agotar la legislatura. –¿Y si hay diputados de IU que no voten el Presupuesto? -–Espero que eso no se produzca. –¿Este año los parlamentarios andaluces renunciarán a su paga extra para dar ejemplo? –En el Parlamento también han producido recortes importantes y me imagino que el Parlamento tomará nota. –Sobre los ERE, el PSOE-A ha asegurado que “falta rigor” en la instrucción. ¿Lo comparte? –El Gobierno mantiene una línea: no comenta los asuntos judiciales, respeta las decisiones y pide celeridad y agilidad en beneficio de todos. El Gobierno a gobernar y la justicia a hacer su trabajo. Los ciudadanos están muy hartos de la utilización partidista que hace el PP de los autos de la jueza. La gente pide que se esclarezcan cuanto antes los hechos y que paguen los responsables. El PP solo tiene una política: hablar de los ERE y eso desgasta al Gobierno pero también aumenta la desafección de los ciudadanos y desgasta al propio Partido Popular. Al PP se le ve demasiado el plumero en la utilización que hace del caso de los ERE. –Seguro que del escrache a la presidenta sí quiere hablar... –El Gobierno lo único que plantea es que esa no es una forma de comportarse de un partido de Gobierno en España y en Andalucía. El presidente del PP-A, el señor [Juan Ignacio] Zoido, debió de salir desde el minuto uno para reprobar ese comportamiento. Qué persona en su sano juicio puede entender que cargos públicos del PP hagan un escrache e insulten a la presidenta de la Junta. ¿Cómo un partido del Estado se comporta con actitudes violentas? Si nosotros hiciéramos lo mismo, ¿sería razonable esa interlocución entre partidos? Zoido tiene que evitar que no hay ni un solo episodio más de estas características. –Entre el Gobierno y la Junta hay un cruce permanente de recursos de inconstitucionalidad. ¿Este litigio diario sirve de algo? –El Gobierno de Andalucía somos un gobierno distinto, diferente y una alternativa que ahora mismo mira mucha gente con ojos esperanzadores. Claro que tenemos una forma diferente de actuar. Nosotros hacemos una ley de vivienda que va a favor de los desfavorecidos y el Gobierno del PP anuncia un recurso. Si en vez de recortar a los ciudadanos hacemos un decreto para que las grandes corporaciones farmacéuticas ayuden a la crisis, también es recurrido. Si la reforma de la ley de educación ataca nuestros principios, claro que iremos a los tribunales. Pero cuando la presidenta fue a ver al presidente Rajoy se abrió un escenario diferente que en mi opinión nada tiene que ver con la política que practica el PP en Andalucía. Las declaraciones de Montoro están ahí, la relación de la presidencia de la Junta con el Gobierno central ha mejorado, pero no hay correspondencia en el PP de Andalucía, que debe de entender que la política de la confrontación, de la que tan cansados están los ciudadanos, es la que a ellos les da rédito. –Como miembro destacado del PSOE andaluz, qué espera de la Conferencia Política que celebrarán el próximo fin de semana. –Que cumpla para lo que está convocada, para trazar un programa político, unas ideas que conecten con lo que hoy sienten los ciudadanos y que el PSOE vuelva a ser útil para la gente. –Y para que eso ocurra ¿qué tiene que pasar en el PSOE? –[Risas] Que haya sinceridad, un debate profundo y la mejor de las aportaciones de las federaciones territoriales y de la gente que está trabajando en las iniciativas. –¿Tiene que haber un cambio de personas? –Vendrá cuando corresponda. La Conferencia Política no tiene ese objetivo. El PSOE de Andalucía se pronunciará cuando llegue el congreso. –Me confirma que Rubalcaba ha pactado con los barones de su partido que no se hable de las primarias y de su marcha a cambio de que el Comité Federal de diciembre feche su salida. –Eso no es un pacto, es el sentido común. –Pues el PSOE andaluz hasta hace poco pensaba lo contrario, que Rubalcaba tenía que despejar su futuro cuanto antes. –El PSOE de Andalucía está ahora mismo en un escenario muy interesante y tiene algo que los militantes anhelaban: dejar de hablar de nosotros y dedicarnos a hablar de la gente. Vamos a poner sobre la mesa el peso de lo que significa el PSOE de Andalucía pero también con la prudencia suficiente para recuperar el prestigio del PSOE en el resto de España. –¿Qué tiene Susana Díaz que los tiene encandilados? –Hay que poner en valor la astucia y la diligencia del PSOE de Andalucía. Nadie pensaba que las cosas iban a suceder como han ocurrido. Muchos no daban crédito. Griñán ha hecho un ejercicio de generosidad importante. La actual presidenta ha abierto el diálogo dentro del partido y ha demostrado que se deja la piel 24 horas por Andalucía y con planteamientos claros, directos y muy sinceros. Estuve en su conferencia en Madrid y Andalucía necesita poner de manifiesto lo que significa en España, qué es lo que cree para la cohesión territorial. Es además una dirigente de otra generación con una carga muy importante de ilusión para sacar adelante nuestra tierra y que cuenta con la gente. En un panorama de liderazgos difíciles, cuando Susana Díaz ha irrumpido en la escena política ha impactado a quien no la conocía. –¿Le gustaría que en el PSOE federal se produjera lo mismo que en Andalucía y se diera un cambio de liderazgo con una persona joven y otro discurso? –A mí personalmente me encantaría. –¿Le gustaría un paso atrás de Rubalcaba? –A mí personalmente sí. Ese análisis lo tiene que hacer el propio Alfredo Pérez Rubalcaba pero yo entiendo que en eso está y seguramente nos encontraremos con esa realidad. –Hemos visto el voto dividido de PSOE y PSC en el Senado. ¿Está Andalucía haciendo valer su peso en el debate de Cataluña? –Desde que Susana Díaz está en la presidencia sí se nos oye. Andalucía tiene que estar presente en este debate con fuerza porque cuando no ha estado, ha perdido. Andalucía tiene una vocación clara de ayudar a la cohesión y no va a permitir que haya pactos y se utilicen mesas secretas. La presidenta de la Junta fue directa al corazón de todo el mundo, España necesita diálogo y Andalucía tiene que manifestar su peso. Si Andalucía irrumpe con fuerza en este debate ayudaremos y ayudaremos también al propio Gobierno de España que es consciente de que no puede hacer nada sin Andalucía. El Gobierno de Rajoy sabe que tiene que dejarse ayudar por Andalucía para abrir el diálogo y ayudar a que no esté tan tenso el debate territorial.

  • 1