A prisión el anciano que mató a su yerno en Casariche

El hombre de 87 años de edad fue detenido este jueves tras matar de un disparo a su yerno de 65 años e intentar disparar a su hija.

el 27 sep 2013 / 20:38 h.

La juez ha ordenado el ingreso en prisión de M.P.D., el hombre de 87 años de edad que fue detenido este jueves tras supuestamente matar de un sólo disparo con una escopeta de caza a su yerno de 65 años en la localidad sevillana de Casariche, según han informado a Europa Press fuentes judiciales.   Las mismas fuentes consultadas han precisado que, tras pasar la noche en los calabozos de la Guardia Civil de Estepa, fue puesto en la tarde de este viernes a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Estepa, que tras tomarle declaración ha ordenado su ingreso en prisión.   Según han indicado las fuentes a Europa Press, la juez imputa al detenido un delito de homicidio consumado, por la muerte de su yerno, y otro delito de homicidio en grado de tentativa, ya que, al parecer, también intentó disparar contra su hija al encontrarse ésta junto a la víctima en el momento de los hechos, pero afortunadamente la bala no llegó a salir de la escopeta.   Las relaciones entre víctima y agresor "no eran buenas" desde que, hace varios años, mantuvieron una discusión por motivos que se desconocen. De hecho, el año pasado la hija y el yerno del detenido denunciaron al anciano por un presunto delito de amenazas, aunque finalmente fue condenado por una falta de amenazas y el juez le impuso en agosto de 2012 una orden de alejamiento con respecto a la víctima y su mujer, cesando esta medida en mayo de 2013.   Los hechos tuvieron lugar a las 12,20 horas de este jueves a las puertas del consultorio de la localidad, cuando el detenido, que llevaba la escopeta oculta en un carrito de la compra, disparó en el pecho con una escopeta de caza a su yerno, identificado como J.F.G. y que en ese momento estaba acompañado por su mujer, lo que fue oído por el sargento del puesto de la Guardia Civil del municipio, ubicado junto al consultorio.   Así, el sargento salió al exterior y pudo ver al detenido con la escopeta en la mano y al herido en el suelo. Inicialmente, el herido fue trasladado al centro médico e incluso se llamó a un helicóptero medicalizado a fin de proceder a su traslado, aunque finalmente no se pudo hacer nada por salvar su vida al ser la herida mortal de necesidad.   De su lado, el presunto culpable fue detenido de forma inmediata sin "oponer resistencia".

  • 1