Local

A prisión tres implicados en el robo de 150 kilos de droga en la Jefatura

Están imputados por tráfico de drogas, mientras que la esposa del policía ha quedado libre con cargos por blanqueo de capitales

el 23 oct 2009 / 23:28 h.

TAGS:

La investigación ha revelado que el policía y los dos traficantes que robaron droga de la Jefatura de Policía no se llevaron sólo 100 kilos, como se creyó al principio, sino 150. La mayoría era cocaína, con un valor de al menos siete millones de euros en el mercado negro. El agente y sus dos compinches ya están en prisión por tráfico de drogas; su esposa quedará libre con cargos por blanqueo de capitales.

De los cuatro detenidos -el policiá, su esposa, y la pareja de traficantes-, la juez empezó a tomar declaración al traficante apodado Lolo el lunes, en plena madrugada. Pasada la medianoche lo envió a la cárcel. En una rocambolesca maniobra solicitó la presencia del policía Lars S.M. en los calabozos del juzgado a las 6.30 horas, pero no lo subió a su despacho hasta 12 horas después. Tras escucharlo durante más de tres horas y media, también ordenó que fuera encarcelado. Entre ambos, la magistrada de Instrucción 19 escuchó durante 40 minutos a Violeta S.G., compañera sentimental de Lolo, que acabó acompañándolos a la cárcel. No tienen posibilidad de pagar una fianza para quedar en libertad, aunque sí están comunicados tras haber pasado aislados los tres días que han estado arrestados en dependencias policiales, desde su detención el 12 de septiembre.

Están acusados de un delito de tráfico de drogas (art. 368 del Código Penal) con agravantes por la enorme cantidad de estupefacientes que manejaron, y en el caso del policía por ser agente de la autoridad. Así, al delito le corresponden condenas de 9 a 13,5 años de cárcel.

Por último, la esposa del policía, María Teresa, entró al despacho de la magistrada sobre las 21.50 horas y salió 40 minutos después. La juez decretó prisión eludible con fianza de 30.000 euros por un delito indiciario de blanqueo de capitales. Al cierre de esta edición estaba previsto que regresara a los calabozos para pasar la noche mientras su abogado trataba de reunir los fondos para que hoy quede libre.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía informó ayer de que las pesquisas policiales han revelado que el robo del que se les acusa ascendió a 150 kilos de droga, se calcula que en un 90% cocaína, y a los investigadores de Asuntos Internos les corresponderá asegurarse ahora de que el agente corrupto y sus compinches no hubiesen puesto más droga en circulación en el mercado negro antes de que en junio pasado se detectara el primer cambiazo de estupefacientes por ladrillos de sustancias inocuas.

Las miradas se dirigen desde el inicio a Lars SM, un policía raso de 34 años, que llevaba cuatro en la unidad antidroga sevillana, Udyco, y que llevaba tiempo mostrando desidia en su trabajo. Cuando su comportamiento provocó su traslado a otra unidad, solicitó una excedencia y montó un negocio de compraventa de barcos y motos.

Varios testigos protegidos respaldan la acusación. Aunque el escrupuloso sigilo con que durante 15 meses se han seguido las investigaciones no ha permitido conocer aún ningún detalle, sí ha trascendido que entre las pruebas que pesan contra los detenidos está el testimonio de varios testigos protegidos. No es descartable que estos testimonios procedieran de agentes de su propia unidad que hubieran podido recabar pruebas contra Lars, aunque tampoco es descabellado que algún traficante con el que hubiera podido tener tratos haya accedido a delatar al policía.

 

  • 1