Local

A Rajoy se le quiebra la unidad.

Aguirre y Camps no asistirán hoy al discurso de clausura de su líder por problemas de agenda.

el 14 nov 2009 / 21:36 h.

TAGS:

Mariano Rajoy, junto a Camps.
El Partido Popular intentó escenificar en la segunda jornada de la Convención que celebra en Barcelona una unidad -muchas veces olvidada- alrededor de su líder, Mariano Rajoy, que se quebró por el anuncio de dos ausen-cias de peso hoy en la clausura: Esperanza Aguirre y Francisco Camps. El presidente del PP aprovechó la ocasión para proclamar su "entereza" y su capacidad para "aguantar" lo que le echen.

El cónclave organizado en la capital catalana debe servir a los populares para aparcar definitivamente las "turbulencias" recientes y para reafirmar la unidad y el liderazgo de Rajoy, algo que hoy, en la clausura de la Convención, tendrá que certificará él mismo en ausencia de Esperanza Aguirre y de Francisco Camps.

Ambos, protagonistas de esas "turbulencias" debido a los efectos del caso Gürtel en la Comunidad Valenciana y a la disputa por la Presidencia de Caja Madrid, serán los únicos presidentes autonómicos que no seguirán el discurso del líder del partido, si bien la dirección nacional considera que las razones alegadas por los dos están "más que justificadas". Aguirre ha esgrimido "razones familiares" para abandonar la Convención antes de la jornada de clausura -de hecho regresó ayer mismo a la capital- y Camps argumentó "cuestiones de agenda", en concreto dos actos, ayer y hoy, relacionados con la Fórmula Uno y la escudería italiana Ferrari.

Para la dirección nacional del PP la asistencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid resultó "satisfactoria", al igual que la del presidente valenciano, de quien la cúpula popular valora su "esfuerzo" por acudir a la Convención pese a la "relevancia" que para su comunidad tienen los eventos programados. Con todo, tanto Rajoy como su número dos, María Dolores de Cospedal, arroparon a Camps a su llegada a la Convención.

Así que tanto el presidente valenciano como Aguirre estuvieron presentes en el almuerzo que el líder, el presidente fundador, Manuel Fraga, y los integrantes de la dirección del partido tuvieron con todos los barones autonómicos. La comida se desarrolló en un clima de "confraternización" y de "amistad", y no se trató, según destacaron a Efe fuentes presenciales, ningún asunto de calado político. Ni Rajoy ni De Cospedal, en este sentido, lanzaron planteamientos o mensajes globales.

La mayoría de los barones resaltó ese buen ambiente: Aguirre calificó la reunión de "estupenda y muy agradable" y dijo que el partido sale "fortalecido" de la Convención, en tanto que Camps ensalzó la sintonía que siente con su "gran amigo" Rajoy y remarcó "el cariño y la cercanía" de los demás presidentes. Éstos, en respuesta, subrayaron que le han encontrado "bien" tras las últimas controversias.

El almuerzo tuvo especial significación para algunos dirigentes por lo que ha supuesto de afianzamiento de la unidad y del proyecto del partido, según subrayó la responsable de Organización, Ana Mato, al término del mismo. No en vano, era la primera vez tras las últimas disputas internas que Rajoy se reunía con todos sus barones territoriales -Aguirre no estuvo en el último Comité Ejecutivo en el que el presidente destacó que no toleraría un conflicto más-.

El presidente del PP habló de su liderazgo en la simulación del programa Tengo una pregunta para usted que la organización juvenil del partido ha organizado en la Convención. Dijo que tiene "bastante entereza" para "aguantar" lo que le echen y ha dejado claro, pese a los momentos "mejores y peores" que ha vivido como líder del partido, que mientras sienta el apoyo de los ciudadanos y de su partido permanecerá en el cargo.

También defendió su independencia. "Tengo mi independencia. Sólo necesito el apoyo de mi partido. De lo demás, me encargo yo", aseguró. Y se mostró convencido de que si pudiera hablar uno a uno con los españoles, el PP obtendría el 80% de los votos y habría por fin un presidente del Gobierno "con barba".

  • 1