Local

Abás mantiene por ahora el diálogo pese a la reanudación de las colonias

El día 4, en la reunión de la Liga árabe, decide si deja el plan de paz.

el 27 sep 2010 / 19:46 h.

TAGS:

Un palestino trabaja en un asentamiento judío.

El diálogo entre israelíes y palestinos sigue abierto. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, aseguró ayer que mantiene de forma provisional el diálogo con Israel, pese a que se reanudaron las construcciones en las colonias judías en los territorios ocupados. La fecha límite que se ha fijado es el 4 de octubre, cuando se reunirá con los países árabes para decidir si continúa en el proceso de paz abierto en Washington el pasado 2 de septiembre.

De visita en París, donde se entrevistó con su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, Abás exigió el final de la colonización y una ampliación de la moratoria durante "tres o cuatro meses, mientras las negociaciones están en curso, para poder profundizar en todos los asuntos que están sobre la mesa". Pero el presidente palestino renunció a dar "una reacción rápida" pese a que había amenazado con abandonar la mesa del diálogo si se retomaban las colonizaciones en Cisjordania.

El propio primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, hizo un llamamiento a Abás para que no abandone la mesa de negociación, minutos después de que finalizase la pasada medianoche la moratoria a la construcción en las colonias judías en Cisjordania.

El presidente palestino encontró el respaldo total de Sarkozy, quien reiteró su llamamiento a Israel para que detenga las construcciones y se comprometió a telefonear al primer ministro, Benjamín Netanyahu, para pedírselo personalmente. Sarkozy aseguró que la decisión de Netanyahu se debe a los problemas que se derivan de gobernar en coalición, pero indicó que la comunidad internacional puede contribuir a dar garantías al Gobierno israelí frente a los obstáculos que se encuentra. "Hubiera preferido mil veces que se parara la colonización", aseguró el presidente galo, quien recordó que esa ha sido siempre la postura de Francia, que él mismo puso de manifiesto ante el Parlamento israelí (Kneset) el pasado 23 de junio. Sarkozy deploró la decisión israelí y la consideró un paso atrás en un proceso de paz que, dijo, es la única vía para acabar con el conflicto.
Los dos presidentes se mostraron de acuerdo en que la Unión Europea (UE), ausente en el proceso de Washington, forme parte de las negociaciones, no para sustituir a EEUU, si no para reforzar su impulso.

Sarkozy anunció que a finales de octubre se reunirán en París Abás y Netanyahu, en un encuentro en el que también participará el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, dentro del marco de la Unión Por el Mediterráneo (UPM) que el líder egipcio preside junto al francés.

Decepción. La decisión de Israel ha molestado a medio mundo, no sólo a Francia. Una de las primeras personas en reaccionar fue la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, quien telefoneó ayer a Netanyahu, en un nuevo intento de que no fracasen las conversaciones de paz con los palestinos, y anunció una nueva reunión en los próximos días.
Además, el enviado especial de EEUU para Oriente Próximo, George Mitchell, viajó anoche a la zona para tratar de desbloquear las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, anunció ayer el Departamento de Estado. El portavoz del Departamento, Phillip Crowley, subrayó que el proceso de paz "es vital. Como las partes saben, si no hay estas negociaciones directas, Israel no conseguirá la seguridad que necesita y merece, y los palestinos no tendrán el Estado que merecen.

La Unión Europea también lamentó la decisión del Gobierno israelí de no extender la moratoria. "La posición de la UE es muy clara: los asentamientos son ilegales bajo la ley internacional, constituyen un obstáculo para la paz y amenazan con hacer imposible la solución de los dos estados", añadió la Alta Representante de la UE, Catherine Ashton. De forma similar se expresó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien dijo estar decepcionado y preocupado por las provocaciones que se están produciendo en la zona.

  • 1