Local

Abierta la exposición 'Tomares en la retina'

el 21 dic 2009 / 23:34 h.

TAGS:

Numerosos vecinos acudieron a la inauguración de la muestra.
Más de 100 años de historia plasmada en las imágenes guardadas en las casas de los tomareños. Hasta el 17 de enero los vecinos de Tomares se convierten en cronistas gráficos de su propia historia gracias a la exposición fotográfica Tomares en la retina.

Retrospectiva fotográfica de nuestra ciudad. En ésta se hace un recorrido a través de 197 instantáneas por la memoria colectiva del municipio. Una iniciativa fruto de la colaboración entre El Correo de Andalucía y el Ayuntamiento de Tomares.

Desde imágenes en blanco y negro fechadas en 1890 -con instantáneas taurinas-, hasta otras a color de 1990, un siglo para detenerse en los distintos cambios que ha vivido la localidad. Los protagonistas y también fotógrafos son la propia gente del pueblo, que ayer durante la inauguración se reconocían a sí mismos y a sus vecinos, unos vivos y otros ya fallecidos.

La presentación estuvo presidida por el alcalde de Tomares, José Luis Sanz (PP), y el director de El Correo de Andalucía, Antonio Hernández-Rodicio, junto a una nutrida (a pesar de las inclemencias del tiempo) representación de vecinos, concejales y empresarios del municipio aljarafeño.

Hernández-Rodicio fue el primero en tomar la palabra para afirmar que la muestra es "una oportunidad extraordinaria para bucear en los arcanos de la memoria viva de la gente de Tomares". Y explicó que la participación ha sido mayor de la esperada inicialmente, con más de 450 originales presentados, de los cuales se han seleccionado 197 -las descartadas lo fueron por similitud o repetición-.

Nostalgia. Por su parte, Sanz agradeció la iniciativa de El Correo y afirmó que Tomares en la retina "es la exposición de la nostalgia, de la imaginación y del futuro, y la prueba de lo mucho que ha cambiado Tomares en los últimos años".

El regidor destacó también el numeroso público que asistió al acto inaugural pese al temporal, que "pone de manifiesto que la exposición va a ser un éxito", y señaló que "es una oportunidad de repasar la historia de Tomares a través de las fotografías que tenemos en nuestras casas". Por eso dio las "gracias al esfuerzo de todos los que aparecen en estas fotos y de muchos más, que han hecho posible lo que hoy es Tomares. Pienso que el futuro de los pueblos no lo hacen ni sus edificios ni sus parques, el futuro lo hacen las personas y tampoco lo hacen las personas aisladas, lo hacen los pueblos y Tomares en la retina es el mejor ejemplo".

Por último, agradeció la iniciativa de El Correo y afirmó: "Espero que con Tomares en la retina conozcamos un poquito más el pasado de Tomares y que con el conocimiento de ese pasado que saquemos, que construyamos entre todos un futuro mejor".
A pesar del tiempo y de los cambios, más de uno reconocía a los protagonistas de las instantáneas. Desde personajes ilustres, como el torero Ricardo Torres Bombita en su despedida de los ruedos en 1913, hasta otros más anónimos retratados de militares, de mantilla o de primera comunión, o viviendas antiguas ya desaparecidas y calles, como la de La Fuente, donde se encuentra hoy el ayuntamiento, con un coche de aires sesenteros.

Fotos públicas de soldados prestos a la batalla de los años 30 o de la banda de música del pueblo con motivo de la Exposición del 29, pasando por otras más íntimas de familias al completo, disfrutando de un día en el campo. Otras muestran las infraestructuras de la época, como una instantánea de la construcción del puente de Tablada de 1932. Y hay las que recuerdan oficios casi perdidos y prácticas lejanas, como el trabajo que realizan un grupo de mujeres deshuesando aceitunas o el barbero que afeita a un cliente. "No me digas que tú también sales en las fotos", comentaba alguno, "yo no, pero he visto a un montón de gente", contestaba. Y es que muchos se dedicaron ayer a formar grupos frente a las fotos y a intentar averiguar, entre todos, quién era quién. "Esa es tu tía Mercedes", "¡Ah, sí! Ése es Miguel, el afilaor"...

En definitiva, una retrospectiva para recordar, con nostalgia y con orgullo, que se podrá ver hasta el 17 de enero del año que entra en la Hacienda el Conde, hoy día sede del ayuntamiento.

  • 1