jueves, 13 diciembre 2018
00:49
, última actualización
Local

"Abro todos los días sin saber si me van a subastar el negocio"

La visita de Espadas a la Barzola pone en el punto de mira la situación que se vive en muchos barrios con el fin de los alquileres de renta antigua

el 18 feb 2015 / 11:00 h.

TAGS:

«Estamos en una situación de total incertidumbre», aseguraban ayer los arrendatarios de locales municipales de renta antigua de La Barzola, pues desde que el pasado 31 de diciembre se pusiera fin a estos contratos firmados antes de mayo de 1985, son muchos los afectados por la medida. bin_34020800_con_16735684«Desde esa fecha estamos sin contrato», confesaban, «pero es que en todo este tiempo la única noticia que hemos tenido ha sido una carta que hemos recibido en la que se nos decía que el alquiler de los locales saldría a subasta». Una situación que denunciaba ayer el portavoz del Grupo Socialista y candidato a la Alcaldía, Juan Espadas, en una visita a los afectados del barrio, quien lamentaba que «después de muchos años al frente de sus negocios», algunos de ellos han pasado de generación en generación, «desde el Ayuntamiento no se haya mantenido una comunicación con ellos para explicarles la situación y negociar las nuevas condiciones». Algo, que en su opinión «es una muestra de la desidia y del desastre de la gestión del alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido». «Parece que tienen más interés por que se vayan los que están que porque se queden los que tienen actividad y generan empleo en estos barrios», dijo. Los vecinos de la zona, donde hay una decena de los 40 locales municipales en esta situación, apuntaban además que no todos los afectados han recibido dicha comunicación, «muchos nos hemos enterado por casualidad. Y había un plazo para reclamar y solicitar una opción preferente en la subasta». «En esta zona hay gente mayor que no es capaz tampoco de entender bien lo que se le está pidiendo y necesitan más información», decían. De hecho, ayer por la mañana alguna vecina se afanaba en explicar los pasos a seguir según la carta recibida por una de las afectadas cuyo negocio está en los soportales de la plaza de la Virgen del Pilar. «Estamos en una situación de inseguridad, abro todos los días la baraja de mi negocio sin saber si me lo van a subastar o si voy a poder pagar el nuevo alquiler», confesaba uno de los afectados. Y es que además de ignorar los plazos no saben la cuantía que deberían afrontar. «Me parece muy bien que se haya acabado la renta antigua y haya que actualizar los precios pero, que lo subasten cuando llevo aquí cinco años y tenemos contratos, los papeles en regla y ante notario todo, no me parece justo», aseguraba. «He hecho inversiones para mejorar mi negocio, que me permitieron desde el Ayuntamiento, he ampliado el local, tengo personas contratadas... tú imagina que me echan ahora y tengo que seguir pagando el préstamo que pedí para la obra». Ante esta situación, los afectados dicen estar «esperando a ver qué pasa, pero nadie se pone en contacto con nosotros y nos da miedo que cuando nos digan las condiciones no podamos asumirlas o bien tengamos que pagar con retroactividad la diferencia», confesaba otro de los comerciantes, que además apuntaba que recibir una carta en la que se dice que el local donde tiene el negocio se va a subastar «afecta mucho». «Si ya de por sí los negocios están mal como para encontrarnos con estas cosas». En este sentido también se pronunció el canditato socialista que aseguró que «con estos vecinos no se va a hacer caja. Todo lo que es de propiedad municipal, ya sean los locales o la zona azul, el PP lo convierte en recaudación y Zoido olvida que detrás de estas medidas hay personas a las que se pone en una situación difícil». Los titulares de estos alquileres municipales de renta antigua afirmaban que tan solo necesitan que les aclaren la situación. «Cuánto vamos a tener que pagar, los plazos... para saber si podemos o no asumirlo». Y es que «todos saben que las cuantías deben actualizarse», dijo Espadas, «los vecinos solo piden unas condiciones justas, nadie quiere aprovecharse, pero deben darse unas condiciones adecuadas y asequibles que permitan mantener la actividad comercial y en ningún caso contribuir a la destrucción de puestos de trabajo como hace el gobierno de Zoido con sus decisiones». Finalmente, uno de los vecinos que tiene el arrendamiento de tres locales de la zona recordaba que muchos de ellos llevan «toda una vida aquí y no es plan de que venga el PP y nos lo quiera quitar. Solo queremos llegar a un acuerdo, hasta donde se pueda, que con estos negocios tampoco nos hacemos ricos. Además como está la situación, que los locales están cerrados no por gusto»

  • 1