Local

Absuelto un médico de la perforación en el esófago a una paciente porque la advirtió del riesgo

el 03 mar 2011 / 13:50 h.

TAGS:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha absuelto a un médico que  había sido denunciado por una paciente que sufrió una perforación en  el esófago durante una operación, ya que entiende que el facultativo,  de manera previa a la intervención, le ofreció una información "real,  suficiente y comprensible" de los riesgos que conllevaba la operación  referida, imponiendo a la denunciante el pago de las costas.   

Según relata la Sección Octava de la Audiencia Provincial en la  sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el médico ofreció  de manera verbal a la paciente una información sobre los riesgos de  la operación "incluso superior a los normalmente previsibles", y  añade que "la necesidad de una información por escrito no era  obligatoria al tiempo en que ocurrieron los hechos", en el mes de  marzo de 2001.   

En este sentido, y según indica la sentencia, la paciente había  denunciado al médico al entender que "cabe la información verbal,  pero de ella debe quedar constancia en la historia clínica, lo que no  ocurre en este caso", añadiendo la denunciante que "si había un  riesgo de perforación del esófago de un cinco o seis por ciento,  debió advertirse de ello".  

RIESGO INCLUSO DE MUERTE

Pues bien, la Sala pone de manifiesto que la prueba practicada  "permite deducir que existió esa información real, suficiente y  comprensible que se exige para integrar el deber de información que  incumbe al médico como profesional de la medicina", al tiempo que  recuerda el testimonio de la enfermera, que "refiere vehementemente  que el médico les manifestó que había riesgo de perforación e incluso  de muerte".  

"Por otro lado, por más que se proteste, es curioso que la  recurrente incurra en contradicciones sobre el grado de información  que recibió, ya que a veces dice que ninguna y otras que simplemente  fue insuficiente", según prosigue la sentencia, que asevera que  "paradigma de su postura son las contestaciones evasivas, poco claras  y equívocas con que respondió al interrogatorio al que fue sometida".  "Parece pretenderse, incluso, que la denunciante no sabía que iba a  ser intervenida", agrega.

  • 1