viernes, 19 abril 2019
21:02
, última actualización

Absuelto un pediatra de la muerte de una niña a la que no detectó una neumonía

La Fiscalía pidió dos años y medio de cárcel por presunto homicidio por imprudencia en la muerte de una niña de 2 años a la que trató como si fuese un resfriado.

el 20 mar 2014 / 11:20 h.

Un juzgado de Sevilla ha absuelto a un pediatra para quien la Fiscalía pidió dos años y medio de cárcel por presunto homicidio por imprudencia en la muerte de una niña de 2 años a la que trató una neumonía como si fuese un resfriado. Una sentencia del juzgado penal 11, a la que ha tenido acceso Efe, dice que la niña solo presentaba uno de los cinco síntomas necesarios para hacer un test de estreptococo y para el suministro de antibióticos, y por lo tanto no considera demostrado que el pediatra llevara a cabo una exploración "incorrecta o insuficiente". El médico V.H.C.M. se enfrentó a una petición de la Fiscalía de dos años y medio de cárcel y de cuatro años por parte de los padres de la niña, que fue atendida en febrero de 2009 en el Centro de Salud Nuestra Señora de la Paz de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) por presentar fiebre. Unos días después, dado que los síntomas no cedían, la niña fue trasladada al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde le diagnosticaron una faringo-amigdalitis por estreptococo, que derivó en bronconeumonía multifocal abcesificada que provocó una septicemia y la muerte de la menor a las pocas horas. Según la sentencia, no se ha demostrado una primera consulta el 9 de febrero de 2009, de la que solo habló la madre de la menor que fue parte acusatoria, por lo que dicha atención hubiera resultado relevante a la hora de demostrar una presunta mala praxis médica. El juez únicamente admite que la redacción de las hojas de consulta de los días 12 y 13 de febrero puede "no ser un ejemplo de buena praxis administrativa", pero "ello no conduce necesariamente a calificar como imprudente la conducta del acusado". "La falta de información en las hojas de consulta no significa que, por un lado, los datos contenidos en la misma sean incorrectos, y por otro lado, que la actuación médica llevada a cabo resulte negligente", añade el juez. Los criterios para el test de estreptococos y el suministro de antibióticos son fiebre, exudado amigdalar, adenopatías cervicales, la ausencia de tos y que el paciente sea mayor de tres años, de los que la menor solo presentaba la fiebre, añade la sentencia. Por ello, el juez concluye que "ninguna prueba existe de que el acusado realizara una exploración incorrecta, insuficiente, dejando pasar síntomas evidentes que le hubieran permitido advertir una infección bacteriana", aspectos que "en el ámbito penal resultan especialmente exigente". Junto a la pena de cárcel, el acusado se ha visto libre de una petición de la Fiscalía de indemnizar en 120.000 euros a los padres, pena que la acusación particular elevó a 250.000 euros.

  • 1