Local

Acaba el Singular University Summit con el impacto de la robótica en el empleo

"En EEUU calculan que el 47% de los empleados son reemplazables por robots", dice una experta asegurando que hay aspectos "positivos".

el 14 mar 2015 / 19:13 h.

TAGS:

fotonoticia_20150312133734_644

   Este sábado ha finalizado en el teatro de la Maestranza de Sevilla la tercera y última jornada del Singular University Summit Spain, un cónclave dedicado a la relación entre lo social y lo tecnológico. Los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad en aspectos como la energía, el medio ambiente, la alimentación, la gestión del agua, el acceso universal a la educación o el fin de la pobreza y su relación con los avances tecnológicos han centrado estas jornadas.

   En torno a este discurso ha centrado su intervención Nick Haan, director de Grandes Retos Globales de la Singularity University, quien ha profundizado precisamente en cómo la tecnología puede ser el aliado perfecto para acabar con el hambre en el mundo o proporcionar un acceso a la energía al casi billón y medio de personas que actualmente carecen de electricidad en todo el planeta. Haan, colaborador de la ONU y la NASA, ha desgranado proyectos reales y el beneficio directo que ofrecen a la población como respuesta a su pregunta "¿qué podemos hacer para asumir los desafíos de la humanidad". En este sentido, ha explicado cómo "la monitorización de campos de cultivo a través de drones, el desarrollo de granjas verticales o la impresión en 3D de alimentos" haría posible "acabar con el hambre haciendo uso de recursos existentes y dentro de un análisis coste-beneficio razonable", o cómo un proyecto impulsado por un emprendedor chileno consigue desalinizar de forma rápida grandes cantidades de agua del mar y hacerla apta para consumo humano. "Los españoles tenéis un potencial increíble, contáis con grandes ingenieros y científicos, lo tenéis todo, aunque os hace falta creer que sois capaces de cambiar el mundo. Para eso es necesario un proceso de cambio disruptivo, y la disrupción debe empezar por uno mismo". Así se ha expresado David Roberts, antiguo alumno de la Singularity University y destacado emprendedor, presidente de empresas de creación de drones y de ordenadores cuánticos, cuya experiencia es estudiada en escuelas de empresas de prestigiosas universidades como Harvard o Stanford. Roberts, uno de los principales expertos mundiales en innovación disruptiva y tecnología exponencialmente avanzada, ha enfatizado en que los "grandes retos del mundo son también las grandes oportunidades de negocio en el mundo", por lo que ha pedido "valentía y osadía" a al millar de asistentes para ofrecer respuestas a esos retos haciendo uso de las tecnologías, "que viven un crecimiento exponencial desde final del siglo XX".

PERSPECTIVA DE EMPRESA Y DISRUPCIÓN LABORAL

La aplicación de las tecnologías avanzadas exponencialmente al ámbito de la empresa también ha ocupado un lugar especial en esta última jornada del Singularity University Summit Spain. Layla Pawlak, fundadora y CEO de un pionero centro de creación de empresas en Dinamarca, ha invitado a los emprendedores a tener "una perspectiva de cliente" y trabajar de la mano con ellos, a fin de "crearles experiencias que permitan que la gente viva mejor, se sienta mejor y parezcan mejor", a la par que ha solicitado que "se tiendan puentes de colaboración entre las start-up y las grandes corporaciones a fin de ofrecer respuestas centradas en los clientes". Por su parte, Kathryn Myronuk, dentro de su ponencia sobre disrupción laboral, ha abordado la realidad laboral a la que se enfrentarán en próximos años muchas profesiones ante la irrupción de la robótica y la inteligencia artificial en muchas organizaciones. "Enfermeros, profesores o desarrolladores de software tienen pocas posibilidades de ser reemplazados por un robot, aunque esa posibilidad aumenta si nos referimos a vendedores, administrativos, secretarias, transportistas o guardas de seguridad. "En Estados Unidos ya han calculado que el 47% de los empleados son reemplazables por robots, aunque esto no quiere decir que sea un dato negativo. La potencial pérdida de empleos puede traer otros beneficios. Aquí la tecnología no es el problema, sino la fuente de posibles soluciones", ha explicado Myronuk. En este sentido, la ponente ha destacado que gracias a las tecnologías exponenciales "se eliminan muchos empleos dañinos para la salud del ser humano y que en actualidad se realizan por mera subsistencia o porque no hay más necesidad. Un oncólogo, por ejemplo, no quiere dedicarse a examinar tejidos, sino a acabar con el cáncer. La tecnología ahí juega un papel esencial como aliada, como apoyo a su trabajo".

  • 1