martes, 18 diciembre 2018
20:38
, última actualización
Local

"Acabó la fiesta, no nuestros valores"

Cercas cree que en el futuro se podrá establecer una "competencia internacional leal" que beneficie a la Unión.

el 16 mar 2012 / 20:59 h.

TAGS:

Europa tiene muchos problemas por resolver y, a juicio del eurodiputado socialista en el Parlamento Europeo, Alejandro Cercas parece claro que "tras esta crisis nada será igual". Lo que de ella salga será, en gran medida, un retrato de lo que "los ciudadanos quieran".

Porque, en su opinión, "los políticos no son más que el reflejo de la propia sociedad". Por eso, Cercas se mostró convencido de que, "con el actual Gobierno, España irá para atrás", sencillamente porque la derecha "nunca ha creído demasiado en Europa".

Por suerte, no todo parece perdido: "Se ha terminado la fiesta, pero no los valores ni el modelo". Y en países que rozan el pleno empleo como Dinamarca "son los propios empresarios los que no están dispuestos a rechazar el modelo social europeo".

En medio de un panorama que parece regido por los distintos gobiernos nacionales y las patronales, el director de El Correo, Juan Carlos Blanco preguntó a Cercas por el papel exacto de la Unión Europea en este contexto. "Competencia, solidaridad y unión, esas deben ser sus acciones principales". Luego, matizó: "El problema es que la UE sólo se ha preocupado de la competencia. Se ha hecho mucho, pero se han dejado aún más cosas por hacer y, todavía hoy, Europa es una estructura por construir. Tenemos los principios muy claros pero nos faltan algunos instrumentos indispensables".

En el foro, el catedrático de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Sevilla Antonio Ojeda se hizo eco de una pregunta hoy más en boca de todos que nunca: "¿No tendrá buena parte de la culpa la creación de la moneda única?" Para Cercas, el problema lejos de residir en el euro, consiste en "haber dejado al Banco Central a su aire y en el hecho de que no existe una voz única en el Fondo Monetario Internacional. "EEUU y China tienen una unión estratégica (el primero compra todo lo que el segundo produce) y nos están sacando del mapa por no ser significativos".Ante tal afirmación, el consejero del Grupo Iturri, Ginés Pastor, puso encima de la mesa la pregunta de "¿cuándo va a ocurrir que los chinos digan ‘hasta aquí hemos llegado'?

"La manera de ser competitiva de China, siempre a costa de los miserables sueldos de los trabajadores, no es sostenible", opinó. Alejandro Cercas coincidió con él: "Es vital que se respeten en todo el mundo las normas del trabajo por eso creo que parte de nuestra obligación es extender el modelo social europeo". Con respecto a la obediencia de los chinos, el eurodiputado vaticinó que "no durará mucho más": "En China la conflictividad social va en aumento y se están creando sindicatos. Allí tienen lo peor del capitalismo y lo peor del comunismo". Sus futuras conquistas laborales redundarán en beneficio para Europa, "que tiene que defenderse y conseguir competir en igualdad de condiciones para que la competencia deje de ser de una vez desleal".

El secretario general de CCOO de Andalucía, Francisco Carbonero, terció en el debate para opinar que "Europa y el estado de las autonomías son dos pilares fundamentales". También vaticinó que, estando gobernados por "la derecha más excluyente de Europa", se va a generar un mayor malestar en la calle porque "cuando se ha perdido todo, también se pierde el miedo".

Cercas, que deseó a los sindicatos "suerte" en la huelga general del 29 de marzo, expresó su confianza en "aprender" de esta crisis:"Reconstruir esto va a requerir cambios muy profundos en la Europa comunitaria; ahora bien, la reforma laboral del Gobierno popular no es el camino mejor porque impone de forma brutal cosas que deberían acordarse a través de pactos".

Sin embargo, no toda la responsabilidad debería recaer sobre políticos y empresarios. La directora general de Seguridad y Salud Laboral de la Consejería de Empleo, Esther Azorit, sugirió que "también se debería trabajar para que los ciudadanos fueran más responsables en el uso de los servicios y los derechos para que no se abuse gratuitamente de ellos". "Sin duda -añadió Cercas- el modelo europeo exige ciudadanos responsables".

En las postrimerías del debate la presidenta del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales, Mercedes Rodríguez-Piñero, puso sobre la mesa, el ejemplo de los indignados como "prueba del malestar". "Porque, parece que como todo está mal, todo es lógico". Y Rosa Santos, de Cajasol-Banca Cívica, reconoció que, en el pasado, uno de los errores de la banca ha sido "sobredimensionar sus propias estructuras": "Somos conscientes de ser parte del problema pero no se puede perder de vista la enorme obra social que han venido haciendo las cajas".

  • 1