Local

¿Acepta mi calcetín izquierdo como moneda?

Entro en la tienda a pedir cien gramos de jamón para hacerme un bocadillo. El dependiente me dice: "Mira, mejor te llevas este cordón reversible para zapatos". "Vale", le respondo. Se lo cambio por mi calcetín izquierdo y me lo como...

el 15 sep 2009 / 06:20 h.

Entro en la tienda a pedir cien gramos de jamón para hacerme un bocadillo. El dependiente me dice: "Mira, mejor te llevas este cordón reversible para zapatos". "Vale", le respondo. Se lo cambio por mi calcetín izquierdo y me lo como. Con el pan hago la figura de un cangrejo y lo echo al río mientras canto Woman don't cray de Bob Marley.

No es un sueño. Es una cosa estúpida que no le llega a los talones a la realidad. Por si las ingentes incoherencias de estos días fueran insuficientes, todavía me retumba la apuesta europea por las 65 horas. "La revolución industrial permitirá liberar a las personas del trabajo pesado". Ya. "El progreso tecnológico está suplantando las tareas desagradables". Claro. "Europa, zona de derechos". Me parto.

Ahora los británicos de izquierda promueven leyes para restringir derechos y los conservadores dimiten porque se lastiman las libertades. Los líderes europeos dicen que van a trabajar por el empleo y, a la vez, promueven normativas para fundir el trabajo de dos personas en una sola.

A estas alturas, a quien le asombre ver a alguien pagando con calcetines o masticando cordones es que no se está enterando de nada.

  • 1