Local

Acordaos del acordeón

La inmigración desde todo el mundo hacia España está produciendo una mezcolanza de culturas que llega más allá de la famosa Alianza de Civilizaciones y que nos devuelve a las ínclitas razas ubérrimas e incluso al crisol de civilizaciones del que hablábamos cuando consiguieron sacar del crisol...

el 15 sep 2009 / 07:57 h.

La inmigración desde todo el mundo hacia España está produciendo una mezcolanza de culturas que llega más allá de la famosa Alianza de Civilizaciones y que nos devuelve a las ínclitas razas ubérrimas e incluso al crisol de civilizaciones del que hablábamos cuando consiguieron sacar del crisol todo aquello que no era pureza de sangre.

A fin de cuentas la inmigración es como el turismo, aunque con menos dinero y más tiempo y con más medios de transporte: desde el cayuco africano, hasta el avión de Iberia pasando por los autobuses piratas de aquellos que antes nos llevaban a la Barcelona acogedora y ahora nos traen a los inmigrantes del Este.

La Europa del Este siempre fue amante de la música, la danza y las expresiones culturales, que inculcaban a los jóvenes desde su más tierna infancia. Pero el problema comenzó cuando cayó el muro de Berlín y muchos de los jóvenes niños de entonces dejaron de recibir las clases de música tan aplaudidas por las clases progresistas de aquí, como cayeron también en desuso aquí por las mismas fechas los conocimientos de carácter general gracias a la LOGSE que llegó a denominar despectivamente "Eso" a la enseñanza.

Los dos fracasos educativos, el que refleja la LOGSE y el de la música, se encuentran ahora en España en los rincones de nuestras plazas. Entiendo que un inmigrante sin papeles pueda colarse, porque se difícil buscarle el pasaporte, pero, por Dios, ¿nadie puede requisarle al menos el acordeón en la frontera? Por nuestra salud.

Consultor de comunicación

isidro@cuberos.com

  • 1