Deportes

Acosta evita el quirófano, de momento

El argentino del Sevilla Lautaro Acosta no tendrá que pasar, de momento, por el quirófano. Según determinó el jefe de los servicios médicos del club Juan Ribas y el cirujano del Virgen del Rocío, el doctor Mallol.

el 06 nov 2009 / 22:12 h.

Acosta controla el esférico en un ejercicio.

Quizás desde que aterrizó en España en junio de 2008 el mejor dribbling que haya realizado Lautaro Acosta en el Sevilla lo hizo ayer. El argentino regateó al quirófano y, de momento, no tendrá que ser intervenido para solucionar la calcificación que sufre en un tobillo producto del riego incesante de las arterias en la zona dañada. De hecho, esta mejora hace que se disipe incluso el temor de que la carrera del jugador corría peligro.

El pasado lunes, Lautaro fue sometido a una angiorresonancia para, efectivamente, comprobar que ese era el problema que sufre el jugador. Hallado el dilema, la solución pasa por intentar corregirlo a base de antiinflamatorios o bien mediante intervención quirúrgica.

Sobre ello versó la reunión que tuvieron ayer el jefe de los servicios médicos del Sevilla FC, Juan Ribas, y doctor Mallol, médico cirujano del hospital Virgen del Rocío. Tras la misma se determinó que como el argentino ha podido ejercitarse las últimas sesiones al mismo ritmo que el resto de sus compañeros, señal por tanto de que han remitido sus molestias, continúe con la medicación por lo menos hasta el miércoles, cuando será examinado nuevamente para comprobar que con tal tratamiento sus dolencias han mermado y poder evitar el siempre desagradable paso por el quirófano.

SIN FECHA DE RETORNO. Lo problemático de su lesión, que requerirá una nueva arteriografía la próxima semana, hace que la fecha de reaparición del jugador aún no esté marcada. En este sentido, incluso, aún no está del todo descartada la operación quirúrgica. La prueba a la que se someterá indicará la zona exacta por la que se encuentran las arterias que están provocando que encima de un hueso del tobillo no cese el riego sanguíneo, y por tanto la calcificación.

  • 1