Local

Activistas tailandeses obligan a suspender la cumbre de países asiáticos

La cumbre de países asiáticos que se celebraba ayer en la ciudad de Pattaya (Tailandia) tuvo que ser interrumpida y los líderes internacionales evacuados en helicóptero después de que centenares de manifestantes asaltaran su sede para exigir la renuncia del Gobierno tailandés.

el 16 sep 2009 / 01:11 h.

TAGS:

La cumbre de países asiáticos que se celebraba ayer en la ciudad de Pattaya (Tailandia) tuvo que ser interrumpida y los líderes internacionales evacuados en helicóptero después de que centenares de manifestantes asaltaran su sede para exigir la renuncia del Gobierno tailandés.

A raíz de la irrupción en el edificio y de los enfrentamientos librados en la calle entre partidarios y detractores del Ejecutivo, el primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, declaró el estado de excepción en la ciudad de Pattaya y ordenó a su Gobierno adoptar medidas para garantizar la seguridad de los dignatarios.

No obstante, unas seis horas después de declarar el estado de excepción, Vejjajiva anunció en un discurso televisado que lo había revocado, una vez confirmado que los dirigentes asiáticos estaban ya fuera de peligro y en regreso a sus respectivos países.

Casi la mitad de los dirigentes abandonaron el lujoso hotel elegido como sede por la azotea, desde la que abordaron los helicópteros con destino a la base militar de U-Tapao, situada a las afueras del célebre destino turístico. El primero en ser evacuado en helicóptero hasta la base militar fue Vejjajiva, que recibió al resto de los dirigentes a medida que llegaban.

Entre ellos, a los primeros ministros de Birmania, el general Thein Sein, y de Vietnam, Nguyen Tan Dung, así como a la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, quien hacía sólo unas horas que había llegado a Tailandia.

Al jefe de Estado indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, la súbita cancelación del encuentro le sorprendió en la base militar, desde la que los presidentes de China, Wen Jiabao, y Corea del Sur, Lee Myung Bak, así como el primer ministro japonés, Taro Aso, abandonaron Tailandia tras permanecer atrapados en sus respectivos hoteles. El desbarajuste se apoderó de la cumbre cuando unos 300 detractores del Gobierno tailandés sobrepasaron el cordón policial sin apenas dificultad, rompieron las cristaleras de la primera planta del edificio e invadieron el recinto en el que estaban reunidos varios líderes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN)

"Abhisit tiene que dimitir, no representa al pueblo tailandés porque no ha sido elegido democráticamente. Exigimos elecciones anticipadas", dijo a los periodistas Pichet Suksindatch, uno de los cabecillas de los manifestantes partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto en el golpe de estado perpetrado en 2006 por los militares.

Después de permanecer más de una hora en el interior del hotel, los manifestantes, conocidos como los camisetas rojas por el color de sus prendas, abandonaron el lugar con gritos en contra de Vejjajiva y su Gobierno, que durante muchos meses han organizado el evento.

Antes, los manifestantes consiguieron forzar la cancelación de la reunión que los ministros de Asuntos Exteriores de China, Corea del Sur y Japón pretendían mantener en otro hotel de la ciudad para abordar la crisis causada por Corea del Norte tras el reciente lanzamiento de un cohete al espacio.

La cancelación de la cumbre, aparte de una humillación para el Gobierno de Vejjajiva, fue otra demostración de la profunda división que existe en Tailandia desde la asonada que apartó del poder a Shinawatra, en el exilio y condenado en rebeldía a dos años de prisión por un delito de corrupción. El Gobierno de Tailandia, que ocupa la Presidencia de turno de la ASEAN, indicó que intentará celebrar de nuevo la reunión en agosto.

  • 1