martes, 26 marzo 2019
14:41
, última actualización
Local

Actuaciones para un río en estado 'crítico'

El informe elaborado por expertos de cuatro universidades andaluzas y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas sobre el aspecto turbio que presentó el Guadalquivir entre finales de 2007 y el verano de 2008 arroja resultados que...

el 15 sep 2009 / 21:44 h.

El informe elaborado por expertos de cuatro universidades andaluzas y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas sobre el aspecto turbio que presentó el Guadalquivir entre finales de 2007 y el verano de 2008 arroja resultados que sólo pueden generar preocupación. El documento concluye que la turbidez tuvo su origen en causas naturales ligadas al exceso de sal, a la erosión de las riberas y a la escasa biodiversidad del estuario del Guadalquivir, que es el tramo comprendido entre Alcalá del Río y la desembocadura de Sanlúcar de Barrameda. Queda por tanto descartado que el mal aspecto del cauce, que tanta alarma causó en su momento, tuviese su origen en los dragados que se practican para el mantenimiento del río o bien en la acumulación en San Juan de Aznalfarache de depósitos de arena provenientes de la obra del puente del Metro de Sevilla. En realidad, hubiera sido mejor que la mala calidad del agua fuera fruto de la acción del hombre. Así, al menos, se sabría con certeza que se trataría de una situación puntual con una solución relativamente sencilla. Ahora, la situación se hace más compleja. Los científicos entienden que el estuario del Guadalquivir es como un enfermo en estado crítico que puede verse alterado con una simple borrasca, que elevaría otra vez con creces sus porcentajes de sal y barro. Esta vez no se trata de la típica denuncia que algunos tildan de apocalíptica sobre cómo afecta a nuestro entorno el cambio climático, sino de un estudio avalado por expertos universitarios que demuestra la fragilidad del cauce del Guadalquivir. En ningún momento se sostiene en el informe que la situación sea irreparable o que esté generando gravísimos daños en el ecosistema, pero nuestras autoridades están en la obligación de analizar en detalle las conclusiones expuestas y de adoptar el documento como punto de referencia para salvaguardar el futuro del río que une a tantos andaluces.

  • 1