Local

Acuerdo para acelerar toda la red del Metro

La Consejera de Obras Públicas de la Junta, Rosa Aguilar, ha recogido el guante lanzado por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín y ha aceptado negociar la construcción por tramos de las nuevas líneas de la red de Metro.

el 16 sep 2009 / 04:56 h.

La Consejera de Obras Públicas de la Junta, Rosa Aguilar, ha recogido el guante lanzado por el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín y ha aceptado negociar la construcción por tramos de las nuevas líneas de la red de Metro. A día de hoy no se trata más que de una intención política, pero de enorme relevancia teniendo en cuenta que la Junta de Andalucía debe financiar las obras y que los proyectos de las líneas 2, 3 y 4 tienen que estar redactados a final de año. De este modo, el acuerdo al que previsiblemente llegarán las administraciones local y autonómica a mitad de julio agilizará un proyecto esencial para la movilidad de la ciudad de Sevilla. La idea municipal pasa por abordar las nuevas obras con ramales, a modo de espina de pez, donde se vayan construyendo trozos de líneas que conecten con la que ya está construida y que puedan servir para que unos 300.000 sevillanos de otros barrios de la ciudad puedan tener una parada de Metro que lleve a la línea uno sin tener que esperar a que se ejecute la red completa. Vecinos de Triana, La Macarena, Centro, Nervión, Polígono de San Pablo, Bami y Heliópolis podrían enganchar con la línea uno a través de seis tramos de ramales que conectarían con siete estaciones distintas a lo largo de todo el recorrido de la línea uno. Varios expertos consultados por este periódico se han mostrado unánimemente a favor de este sistema constructivo, ejecutado ya en otras ciudades de Europa, que disminuirá el impacto negativo de las obras al dispersar y acotar la construcción de nuevas estaciones y túneles, teniendo en cuenta que varios de los futuros ramales proyectados irían en superficie, lo que supone un considerable ahorro de tiempo y dinero. Este nuevo modelo no debe servir, sin embargo, para renunciar a una red de Metro que discurra en subterráneo en su mayor parte, lo que da sentido verdadero a este sistema y contribuye a descongestionar la movilidad en superficie.

  • 1