Cultura

Adiós a la actriz del siglo

La mejor intérprete española del siglo XX, una mujer extraordinaria, culta, versátil, amable y divertida... Son sólo algunos de los piropos que le dedicaron ayer a la actriz Mary Carrillo sus compañeros, desde la ministra de Cultura al director Mario Camus o el actor Fernando Guillén, rendidos todos a su "encanto" y a su talento "fuera de serie".

el 16 sep 2009 / 06:34 h.

La mejor intérprete española del siglo XX, una mujer extraordinaria, culta, versátil, amable y divertida... Son sólo algunos de los piropos que le dedicaron ayer a la actriz Mary Carrillo sus compañeros, desde la ministra de Cultura al director Mario Camus o el actor Fernando Guillén, rendidos todos a su "encanto" y a su talento "fuera de serie".

Los restos mortales de la actriz, que falleció el pasado viernes en Madrid a los 89 años a causa de una parálisis cerebral derivada del alzheimer que padecía, han sido incinerados a primera hora de esta mañana en el tanatorio de la Paz de Alcobendas en una ceremonia íntima.

La actriz Teresa Hurtado, una de las tres hijas de Carrillo y de Diego Hurtado -fallecido en septiembre del año pasado- explicaron a Efe que han querido estar en estos momentos "en familia" y que el funeral por su madre, "una mujer extraordinaria, que lo tenía todo" se celebrará el próximo mes de septiembre.

Teresa Hurtado, gemela de Fernanda y hermana de Paloma, agradeció especialmente el telegrama de condolencia que han recibido de los Reyes.

"Lo enmarcaremos para que lo sepa mamá, que la gente se ocupaba de ella y que la recordaron con mucho cariño. Eso reconforta", señaló Teresa, que relató que su madre falleció en su casa a causa de una parálisis cerebral después de dos días de agonía, durante los que estuvo asistida por su médico y acompañada por ellas, que la han cuidado los últimos años "casi sin salir de casa por si necesitaba algo".

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, que siendo una niña de 10 años "hizo" de hija de Mary Carrillo en la película Love Feroz (1975), quiso destacar en declaraciones a Efe "la versatilidad" y el "rigor personal y profesional" de la actriz "en un contexto histórico y social para las artes escénicas y para la mujer muy diferente al de hoy en día", afirmó.

Para Mario Camus, que la dirigió en Los santos inocentes y La colmena, Carrillo era "un monstruo escénico", una actriz que sabía "decir" como nadie sus papeles y "una persona encantadora y muy divertida". El director, que comenzó a colaborar con ella a finales de los años 70 en la serie Fortunata y Jacinta, considera que la actriz tenía "una forma muy completa de hacer los personajes, mucha personalidad y talento".

El autor y director José Luis Alonso de Santos, que la dirigió en su última obra teatral, Hora de visita, destacó que para Carrillo el escenario era una fiesta, y que así lo vivió en los tres años, de 1994 a 1997, en los que estuvieron de gira con la que fue su despedida de la escena.

La obra, escrita para ella por Alonso de Santos, era un "show de lucimiento, un monólogo mitad drama, mitad comedia" que el primer año interpretó "muy rigurosamente", el segundo con menos ataduras, "y el tercero hacía lo que quería, pero, eso sí, siempre quería ensayar y se pasaba el día en el teatro", recordó.

Carrillo, dijo, es el equivalente en mujer a Fernando Fernán Gómez, una "gran actriz", un "animal de teatro" que ha hecho "cosas importantísimas", además una persona "dicharachera, llena de la misma gracia que han heredado sus hijas". Por último, el actor Fernando Guillén, su compañero en la película Más allá del jardín (1996), resaltó que fue una gran intelectual y un talento "fuera de serie" y "la mejor actriz de todos los tiempos del teatro español", apostilló.

  • 1