Agentes policiales dicen que los restos de la hoguera estaban vigilados y precintados

Los policías aseguran que encontraron "múltiples fragmentos óseos" en la hoguera, que no fue removida

el 26 jun 2013 / 12:38 h.

Agentes policiales que participaron en el registro de la finca  familiar de José Bretón, acusado de asesinar a sus hijos, Ruth y  José, el 8 de octubre de 2011 en Córdoba han declarado que los restos  encontrados en la hoguera de la finca estuvieron vigilados y  precintados en una caja en las dependencias policiales, al tiempo que  han relatado que encontraron "múltiples fragmentos óseos" en la  hoguera, que no fue removida, según ellos. breton-juicio-2606Uno de los agentes, con cargo de inspector del Cuerpo Nacional de  Policía, especialista en Policía Científica y encargado de hacer  fotos a los restos óseos de la hoguera, relata que el día 9 de  octubre en la hoguera, que tenía una mesa de metal "tumbada", se  percibían "múltiples fragmentos óseos en la superficie" y la misma  "desprendía calor". Cerca de las 20,30 horas de ese día se acotaron tres restos, que  fueron fotografiados y se recogieron de la hoguera "para su estudio"  y "determinar si eran de origen humano o animal", entre ellos algunos  de cuatro u ocho centímetros y "con forma de vértebra", además de  dientes. Preguntado por la ubicación de los restos óseos, una vez recogidos  dicho día ante la presencia del acusado, se trasladaron a la  dependencia de la Brigada de la Policía Científica, "y se quedaron en  el despacho del jefe de la brigada, que se quedó cerrada con llave" y  a la dicha sala solo tienen acceso los miembros de la Policía  Científica, según ha destacado. Posteriormente, el día 10 fue a la comisaría, los huesos se  quedaron en el despacho y a las 13,00 horas se fueron a la finca,  donde siguiendo instrucciones de la forense Josefina Lamas realizó la  cuadrícula sobre la hoguera para dividir la hoguera para el estudio,  que después analizó Lamas en su presencia en un trabajo en el que  "desechó retos que no fueran de tipo óseo", como "alguna pequeña  piedra o restos de carbón", pero "óseos no se descartó ninguno",  entre los que había "varios dientes". En todo el tiempo de trabajo en la finca, "de ninguna manera se  ejerció presión", de hecho ella explicaba cosas de los restos, que,  según ha precisado, eran "sólidos", pero "debido a la combustión  muchos de ellos estaban carbonizados y si se tocaba con algo duro se  desprendían partículas". El día 11 de octubre la perito examinó los  restos en dependencias policiales en una mesa se extendió un mantel  de papel con cuadrícula y se reprodujo la hoguera En cuanto a una de las muestras que falta, ha explicado que los  huesos estaban en "un estado delicado", por lo que le "extraña" que  solo una pieza "se haya pulverizado" al examinarlas, aunque los  dientes estaban bien, según ha respondido a preguntas de la fiscal  del caso, María de los Angeles Rojas. Por otra parte, a preguntas de la acusación particular, el agente  policial ha señalado que cuando estaban en la hoguera trataban de  "dirimir" si estaban ante el escenario de un crimen, aunque ha  precisado que "el ambiente no era denso, era importante, pero no  había una tensión especial en el ambiente". Además, a preguntas de la defensa, ha explicado que se recogieron  los restos de los huesos "que estaban visibles", y asegura que la  hoguera "no fue removida" con un palo que estaba en las  inmediaciones, que se examinó, pero "no era de relevancia para los  hechos investigados", al tiempo que relata que la caja con las  muestras "se precintó" y ha precisado que cuando Lamas los examinaba  en algunos "decía que eran compatibles con humano", pero no recuerda  haber escuchado que le exhortaran a Lamas que nada más que dijera que  eran de humanos metían a Bretón en prisión. LA HOGUERA "EXTRAÑA". Mientras, el jefe de la Brigada de Policía Científica, quien  estuvo en la finca el día 9 de octubre, comenta que la hoguera era  "extraña por su morfología, el tamaño grande y la mesa", además de  precisar que "los naranjos tenían las hojas chamuscadas". Cuando se  acercó a la misma "se veían restos óseos" y ante ello se llamó al  médico forense, que cuando llegó y los observó "ni descartó ni  aseveró que fueran de humanos". Asimismo, ha subrayado que los restos se depositaron en su  despacho que está con llave y "las medidas son excepcionales", al  tiempo que ha destacado que excepto la "pequeña" intervención en la  hoguera para recoger las piezas encontradas no se removió la misma  "para nada".

  • 1