Local

Agredido el dueño de un bar por pedir a un cliente que apague el cigarro

El dueño de un local de la localidad cacereña de Montehermoso ha  tenido que recibir 16 puntos de sutura en la frente debido a un  fuerte golpe con una botella o un vaso que le ha propinado un cliente.

el 04 ene 2011 / 21:48 h.

TAGS:

Fotografía facilitada por Juan Francisco Valhondo, dueño de un bar de Montehermoso, que muestra los puntos de sutura en la cabeza recibidos tras ser agredido por un cliente fumador.

El dueño de un local de la localidad cacereña de Montehermoso ha tenido que recibir 16 puntos de sutura en la frente debido a un fuerte golpe con una botella o un vaso que le ha propinado un cliente al que momentos antes le había pedido que apagase su cigarrillo.

Juan Francisco Valhondo, propietario de la bolera Roydy, establecimiento ubicado en la Plaza de la Constitución, ha explicado a Europa Press que los hechos se desencadenaron en la tarde-noche de este pasado domingo día 2, cuando pidió a un cliente que dejara de fumar dentro del local porque otro cliente le había solicitado que lo hiciera.

Una vez que el cliente que fumaba dejó de hacerlo, Juan Francisco siguió atendiendo a otros clientes hasta que se percató de que se había originado una pelea entre varios presentes en el local, entre ellas la persona que momentos antes estaba fumando y había apagado ya su cigarrillo.

El propietario intentó mediar en la trifulca y cuando sacó del establecimiento al cliente que fumaba minutos antes, éste volvió hacia él y le propinó el golpe en la frente, que le causó una herida que le obligó a recibir atención médica en el Hospital de Plasencia, al que se desplazó.

Además, en el mismo centro hospitalario tuvieron que ser atendidas otras tres personas que se vieron involucradas en la trifulca, una de ellas con un ojo morado, otra con contusiones en un brazo y otra con la muñeca abierta.

Nada más abandonar el hospital, ya de madrugada, Juan Francisco Valhondo presentó una denuncia en el Cuartel de la Guardia Civil correspondiente, al igual que los otros tres contusionados.

Preguntado por si esperaba que con la entrada en vigor de la nueva normativa contra el tabaco pudieran producirse sucesos de este tipo en su local, Juan Francisco sospecha que no será "la última" riña que tenga lugar por esta ley, la cual teme "va a traer muchos problemas" a los hosteleros. "Realmente la bronca no iba conmigo, yo iba a separar y me tocaron los platos rotos", ha concluido.

  • 1