Local

Aguirre reclama ahora primarias para elegir al candidato en 2012

Esperanza Aguirre empezó a mostrar sus cartas en el juego que mantiene con Rajoy por hacerse con el poder en el PP. La presidenta madrileña apoyó ayer la idea de celebrar primarias para elegir al candidato popular a la presidencia del Gobierno en 2012. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 03:39 h.

TAGS:

Esperanza Aguirre empezó a mostrar sus cartas en el juego que mantiene con Rajoy por hacerse con el poder en el PP. La presidenta madrileña apoyó ayer la idea de celebrar primarias para elegir al candidato popular a la presidencia del Gobierno en 2012 y, así, evitar que se elija en el congreso del PP de junio, como deseaba Rajoy.

La propuesta nació ayer de un compromisario del PP por Madrid -aliado de Aguirre- para que sean los militantes los que elijan en primarias a su candidato, con lo que, de permitirse, aplazaría el enfrentamiento directo entre Rajoy y Aguirre, algo que la presidenta de la Comunidad de Madrid vería con buenos ojos, dado la ventaja que tiene el presidente del PP de cara al congreso de junio. Y es que para ser elegido líder del partido se necesita el apoyo mayoritario de los 3.000 compromisarios elegidos para el congreso y, en este sentido, fuentes cercanas a Génova calculan que habrá un apoyo abrumador a Rajoy.

Ante estos datos, Aguirre parece haber cambiado de estrategia y fijar sus objetivos para las elecciones de 2012. Por ello, insistió ayer en que no presentará una candidatura alternativa a la de Rajoy en el congreso para presidir el PP, pero avanzó que estudiará "con cariño" la enmienda que propone la celebración de primarias.

Mientras Aguirre reiteró que no liderará una candidatura y garantizó que no había un "pacto de silencio" con Rajoy, fuentes de su entorno revelaron ayer que, a la vista de los compromisarios elegidos por las asambleas provinciales del partido, la presidenta madrileña podría obtener sin problemas los avales necesarios para hacerlo (600 firmas, el 20% del total).

Estos cálculos se hicieron cuando a la sede del PP en la calle Génova llegaron las listas con los 2.540 compromisarios elegidos -que se sumarán a los 485 natos de la Junta Directiva Nacional-. Pero el debate se centró en la enmienda sobre la celebración de primarias que llevará al congreso de junio el concejal madrileño Íñigo Henríquez de Luna. Esta propuesta busca, según el edil, que los militantes elijan los candidatos del PP a cargos públicos y políticos, en un momento "delicado" para el partido por la "disociación" entre bases y estructura. Tras garantizar que no pretende abrir "un debate de personas", explicó que su objetivo es defender "principios democráticos" que, a su juicio, aún faltan en el partido.

Rajoy integra. El presidente del PP eludió hablar de esta cuestión y, tras acudir a la tradicional lectura continuada de El Quijote, aclaró que su voluntad es "integrar a todo el mundo" en el partido. "Vamos a intentar hacer las cosas con el mayor sentido posible, de la mejor manera, atendiendo a aquella gente que confió en nosotros" en el congreso de Valencia, en un claro mensaje a los que dieron su voto al PP el pasado 9 de marzo.

Mientras Rajoy pasaba de largo, el entorno de Aguirre no dejó el debate sobre las primarias. El secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, señaló que no descarta este modelo para la democratización interna del PP. Sin embargo, precisó que hay otros cauces, como reducir el número de avales exigidos para presentar candidatura, "o que los compromisarios se elijan de otra forma".

Tampoco le molestan las primarias al diputado del PP Gustavo de Arístegui, aunque subrayó que el debate del próximo Congreso del PP no es de personas o liderazgos, sino que versa sobre España y el proyecto político. Mientras, el ex presidente del Congreso Federico Trillo, se limitó a decir que habrá que estudiar los "pros y contras" de las primarias, a la vez que animó a "bajar un poco más la voz y no confundir las voces con los ecos".

Pero pocos hacen caso a los consejos de Trillo. Sin ir más lejos, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera (PP), que mostró públicamente su apoyo a Rajoy, comparó ayer el debate interno que vive su partido con el baile de la "yenka", por lo de "un poquito más delante, un poquito más detrás".

  • 1