Local

"Ahora no soy capaz de trabajar"

Ha plantado cara a sus agresores denunciándolo públicamente. El médico acosado en el centro de salud de Palmete está "destrozado" y se ve "incapaz de trabajar" en estos momentos. Aún así, quiere que se haga justicia. Su denuncia ya está en los juzgados.
> > Solicitan una orden de alejamiento

el 16 sep 2009 / 06:08 h.

TAGS:

(Vídeo: Bianca Lionte)

Ha plantado cara a sus agresores denunciándolo públicamente. El médico acosado en el centro de salud de Palmete está "destrozado" y se ve "incapaz de trabajar" en estos momentos. Aún así, quiere que se haga justicia. Su denuncia ya está en los juzgados.

Tras tres décadas de profesión y dedicación a la Medicina, Emilio no ha podido más. "He tenido que dejar de ejercer temporalmente porque estoy destrozado". Éstas eran las primeras palabras que pronunciaba ayer ante los medios mientras explicaba "la experiencia más traumática" de su vida profesional. Cuatro días de amenazas continuadas, un intento de agresión, insultos y control constante es lo que ha tenido que aguantar este médico de cabecera del centro de salud de Palmete. "Me sentía acosado", relataba Emilio con voz entrecortada y visiblemente afectado.

Todo comenzó el pasado jueves cuando un paciente joven le pidió una receta urgente. "No consideré que lo fuera y le dije que esperara a la consulta". A raíz de la negativa del facultativo, el paciente le amenazó con el puño, le empujó y le insultó. Los acontecimientos a partir de ese momento se desarrollaron de manera "incontrolada". Acudió al centro de salud el hermano mayor del paciente para volver a amenazar a Emilio -"Te vamos a esperar en la calle para rajarte", le dijeron al doctor-. Ante esta amenaza, Emilio llamó a la Policía Local. Mientras ésta se personaba en el lugar de los hechos -"se perdieron y llegaron tarde", asegura Emilio-, vinieron los padres de los dos jóvenes, que volvieron a amenazar al médico con frases como "Como denuncies a mis hijos me cobro la multa en tu pellejo". Y así el viernes, el lunes y el martes. Hasta cuatro días seguidos. "Cada vez que los veía entrar me entraban taquicardias". Por eso no lo dudó un momento. Denunció el caso al Colegio de Médicos y al sindicato CSI-F y fue a su médico. "Estoy de baja porque así no puedo trabajar". Tiene depresión y ansiedad. Y aún así ha plantado cara a sus agresores. Algo que no hace la mayoría de médicos agredidos.

Su denuncia ya está admitida a trámite en el juzgado de instrucción número 11 de Sevilla. "Este tipo de actitudes contra los profesionales médicos están consideradas delitos, así que esperamos que tenga toda la pena por atentar contra la autoridad pública durante el ejercicio de sus funciones", explicaba Santiago Campos, jefe de la asesoría jurídica del Colegio de Médicos. Esta entidad y el sindicato CSI-F se personarán como acusación particular. "Hay que incrementar la seguridad para que los médicos no estemos tan expuestos a estos peligros", apuntaba el presidente del colegio, Carlos González-Vilardell. Y es que, en lo que va de año, en Sevilla ya se han registrado casi 60 denuncias médicas por agresiones verbales o físicas de sus pacientes.

  • 1