miércoles, 24 abril 2019
15:13
, última actualización
Local

Aihó, aihó

Trabajar, el más popular de los castigos divinos, también puede ser divertido. Vea algunos ejemplos muy cercanos en Sevilla.

el 07 abr 2010 / 21:11 h.

TAGS:

Aihó, aihó, al bosque a trabajar. Ya lo decían los siete enanitos en la película de Blancanieves, contra la opinión mayoritaria. Porque estos personajes de dibujos animados han sido casi los únicos líderes de opinión del siglo XX en defender, con sus canciones, optimismo y humor, que la jornada laboral no es sólo ese término que lleva implícita la desgana y que a uno, nunca mejor dicho, le cuesta tanto trabajo.

Las cosas han cambiado: hoy se celebra el Día Internacional de la Diversión en el Trabajo, y por ello El Correo ha salido a la calle para preguntar a los sevillanos sus tácticas para hacer su jornada laboral más amena. El cafelito en los descansos y las charlas con los compañeros son los principales momentos de entretenimiento para los entrevistados. Sin embargo, no todo el mundo encuentra a esto de trabajar esa parte positiva. Jesús Pineda, albañil de 28 años, sonríe cuando le comentan que hay gente que piensa que el trabajo puede ser divertido. "Llevo nueve años en esta profesión; con el insufrible sol sobre mi cabeza y teniendo sólo una hora para comer, no encuentro dónde está el humor de mi labor." El caso de Enrique Gutiérrez es diferente: este señor lleva desde el año 90 conduciendo su taxi y tiene un sinfín de anécdotas con su vehículo. "Cada cliente me aporta una historia, una vez incluso me encontré un millón de las antiguas pesetas y tuve una buenísima recompensa por devolverlos." Así, quién no se ríe en el trabajo.

¿Habráse visto más dura y antigua profesión, y a la vez peor remunerada, que la de ama de casa? Pues ellas también le ponen una sonrisa a su rutina y aseguran que "con cariño y humor, hasta sus recetas salen más ricas". En los ratos libres siempre y cuando las tareas del hogar lo permitan, "no hay nada como pasear, hacer gimnasia o cuidar a los nietos", explica Toñi Rodríguez.

En www.humorpositivo.com hay sugerencias para dar creatividad al Día de la Diversión en el trabajo. Propuestas más demandadas: sesiones de papiroflexia, concursos de aviones de papel en el pasillo de la oficina, competición de corbatas y zapatos horteras, taller de reciclaje, monopoly o Singin'in the rain. Cualquier invento es bueno para meter un poco de salud en el trabajo.

  • 1