Economía

Airbus se fija duplicar las entregas del A400M en un 2015 ‘crítico’

El grupo admite que los problemas de los suministradores impactarán en la segunda mitad del año

el 19 dic 2014 / 10:00 h.

TAGS:

Imagen alemania copiawebEl avión de transporte militar A400M, cuyo ensamblaje final se realiza en la planta sevillana de Airbus Defence & Space en San Pablo, afronta en 2015 un ejercicio crítico, en el que el fabricante aeronáutico confía en duplicar el número de aviones entregados en 2014 (ocho unidades) y alcanzar un mínimo de 16 entregas, aunque no será fácil alcanzar ese objetivo por las nuevas dificultades con las que se ha topado el programa, sobre todo, por los problemas detectados en la cadena de suministro. Así lo puso ayer de relieve Domingo Ureña, responsable del área de Aviones Militares de Airbus D&S, en el tradicional almuerzo con la prensa en Madrid para hacer balance del año. Los problemas detectados en algunos suministradores del avión –suman un total de 2.000–, algunos de ellos muy localizados en Alemania, donde se produce el fuselaje, han obligado a la compañía a iniciar una revisión completa de la cadena de proveedores, aunque los cuellos de botella encontrados se dejarán notar sobre el programa «a partir del segundo semestre de 2015», coincidiendo con el aumento de la cadencia de producción de la aeronave, precisó Ureña. Agregó como dificultades extra para ese año el aumento de la producción industrial y la culminación de la certificación, ya en el último trimestre del año, de varias capacidades militares del avión que restan, tales como las «de salto de paracaidistas y de lanzamiento de cargas». Precisamente, el hecho de no tener instaladas ciertas capacidades ha sido uno de los argumentos esgrimidos por algunos países clientes para retrasar la recepción de sus aviones, como ha ocurrido con Turquía, cuyo segundo avión está en el hangar esperando para ser entregado. Por contra, la buena noticia llegó ayer desde la Final Assembly Line (FAL) con la entrega del primero de sus encargos a Alemania. Así, este año se ha saldado, por el momento, con cuatro entregas a Francia (ya tiene seis), dos al Reino Unido, una a Turquía y otra a Alemania. España deberá esperar hasta 2016 para recibir su primer pedido. A pesar de que la compañía anunció en sus últimos resultados trimestrales que la revisión del programa supondría nuevas demoras y un impacto económico sobre las cuentas, el director general de Aviones Militares indicó que «no se ha replanificado nada», sino que están analizando cómo solventar los problemas de los suministradores y «cómo darles apoyo», como ya hicieran en su momento con la andaluza Alestis, en la que tuvo que tomar el mando para reconducir la situación y evitar retrasos en la entrega de su carga de trabajo comprometida. De hecho, sobre Alestis, Domingo Ureña, quien reconoció que las cuentas de 2014 han sido nefastas «por venir de la quiebra», indicó que está «progresando correctamente», si bien aún tiene pendiente de desarrollar un plan de reestructuración y de optimización de costes, que deben llevar a la empresa a buscar el equilibrio en 2015 y empezar a crecer en 2016, señaló el también presidente del consejo de administración de la firma andaluza. «Lo más importante, dijo, es que cumpla los compromisos con sus clientes». Preguntado ?sobre cuándo podrían materializarse algunas de los contactos con varios gobiernos para vender el A400M más allá de los países lanzadores, Ureña defendió que las campañas en defensa se prolongan de media entre cuatro y seis años «desde que se empieza a hablar hasta que se firma». Y eso «si tienes suerte». El ajuste de 600 empleos no conllevará despidos La reestructuración de Airbus Group, que supuso la integración en una división de los negocios de aviones militares, espacio, aviones no tripulados y cazas de combate, y que afectaba a unos 600 trabajadores en España, se «neutralizará» con prejubilaciones y desplazamientos a Sevilla y a programas comerciales, pero no habrá despidos, afirmó. Ni hablar de un trueque por tanqueros Tajante se mostró Domingo Ureña sobre la posibilidad expresada por el Ministerio de Defensa español de intercambiar algunos de sus 27 encargos de A400M por aviones tanqueros (A330MRTT) de abastecimiento en vuelo. No hay nada que hablar al respecto. «Son dos cosas diferentes y cada una tiene su contrato», señaló Ureña, quien dijo que si algún país tiene menos necesidades que los compromisos adquiridos en el contrato, como ha indicado España (que quiere quedarse con 14 y vender los trece restantes), Airbus D&S está dispuesta a ayudarle en estas ventas a la exportación, antes de abordar posibles cancelaciones –penalizadas por contrato– con las miras puestas en que si es así y se libera dinero de los presupuestos de Defensa, este remanente pueda ser utilizado en la compra de varios tanqueros. «No puede ser un trueque», zanjó. Domingo Ureña aprovechó la ocasión para reclamar a Europa una «visión estratégica» sobre todo en «tecnologías aeroespaciales», de la que adolece. «Europa no sabe dónde quiere ir en los próximos 20 años», especialmente en materia de defensa, lo que, a su juicio, debilita a la industria. Citó como ejemplo concreto la ausencia de un avión no tripulado de combate (UAV). En este sentido, remarcó que en los últimos doce meses han surgido varios conflictos como los de Ucrania, Israel, China y el Estado Islámico que hacen necesaria una respuesta tecnológica, a la que Europa no está planteando propuestas, lo que hace recurrir a los paises, de forma individual, a buscar soluciones en productos de teceros como Israel o Estados Unidos.  

  • 1