Local

Aire tradicional, cocina moderna

Respetando las esencias tradicionales de su construcción, ofrece cartas de vinos y tapas actuales y de calidad.

el 26 jul 2012 / 19:42 h.

TAGS:

La barra de madera del local y los azulejos son los mismos con los que arrancó su andadura este establecimiento en 1922.

El 1 de febrero de 1922 el periódico sevillano El Liberal daba cuenta en sus páginas de la inauguración del Bar Europa , propiedad del industrial, cita el gacetillero de la época, don Manuel Gutiérrez, el texto se extiende en las excelencias del nuevo local del centro de Sevilla, al que compara con los populosos cafés de la calle Sierpes, ponderando sus instalaciones, "el de más confort y comodidades de aquellos contornos".

Noventa años cumplidos tiene el local que sigue respirando ese aire de café de preguerra, barra de madera, friso de azulejos, gran espejo, baranda de madera en el saloncito del fondo, mesas con tapa de mármol, grandes ventanales y el letrero grande de cerámica en el exterior con la imagen del local primitivo donde se ven grandes botas de vino a granel, típicas de los bares de la época y el nombre que nunca ha perdido.

Tras una etapa de decadencia, los actuales propietarios, que se hicieron cargo de él en 1999, realizaron una reforma respetando lo mejor de los elementos originales, uno de ellos, Roberto Luna, es arquitecto. Aún manteniendo su aire de café, se introducen tapas, con una filosofía de calidad y creatividad en elaboraciones y presentaciones, con mucha atención al tema de los vinos, con una carta de 22 referencias, casi todas por copas y con un precio por botella para consumir y otro para llevarse la botella a casa. Uno de sus grandes aciertos es la presencia de enfriaderas en la barra con hielo donde siempre hay blanco, rosado y cava por copas a excelente temperatura. Esta creatividad y aire cosmopolita se potencia en La Cava del Europa, el local que abrieron en Puerta de la Carne en 2002 y que, como el Europa, ha recibido varios galardones y diplomas a sus creaciones culinarias.

La creatividad y el diseño de las cartas son de Neus Bragat, tanto en tapas como en vinos, en el caso de las tapas, perfectamente interpretadas por el jefe de cocina, Carlos Carrasco, de la cantera de la escuela de la Taberna del Alabardero. La carta de tapas se cambia un mínimo de dos veces al año, además hay sugerencias fuera de carta en pizarra y tapa del día. También ofrecen una variedad de quesos andaluces y tartas variadas para postres y meriendas.

Los guiños a la cocina de fusión con la cocina oriental son frecuentes en la carta, así probamos una Tempura de verduras con mayonesa de soja (3,50/9 euros), con verdadera variedad de verduras crujientes y con una tempura muy fina que potencia sus sabores con una original mayonesa de soja, la presentación muy conseguida sobre una pizarra negra circular. Muy rico también el Chop Suey de langostinos (3,60/7 euros), con brotes y setas shiitake y salsas de ostras y de soja, sabroso y ligero. El Crujiente de pollo con Tsatsiki (2,90/7 euros) presenta unas pechugitas de pollo empanadas sobre una salsa de yogurt con unas gotitas de limón y eneldo picado, de la que no hay que abusar al mojar el pollo pues tiene bastante fuerza, en su justa medida, potencia el sabor del ave y le da jugosidad.

Acompañamos todas las tapas con un extraordinario cava Raventós i Blanc Brut Nature, servido en buena copa y excelente temperatura, que armonizó muy bien con las tapas elegidas. En la carta, en tintos, etiquetas como Rioja Vega, los riberas Protos y Carramimbre o el sevillano Colonias del Galeón y el extremeño Habla del Silencio. En blancos, albariños como Martín Codax o el K-Naia de Rueda.

Otras preparaciones de la carta son, digamos, más castizas, como las croquetas de jamón ibérico (3,50/10 euros), el salmorejo (2,90/7,50 euros), la caballa en escabeche (2,90/7 euros), la carrillada ibérica al PX (4,00/11,50 euros), el Paté de Perdiz que traen expresamente de La Carolina (3,50/8 euros) o la tapa de ese día, Bacalao con tomate (3 euros). La carta se completa con montaditos y ensaladas.

Mucho público tan cosmopolita como el bar, bastantes italianos y extranjeros, público de las tiendas cercanas que acude a desayunar y más sevillanos por la noche. Sus mesas interiores y su gran barra de madera tienen un encanto especial, pero también tiene gran éxito su terraza en la misma Plaza del Pan. Ya lo decía El Liberal en 1923: "El Bar Europa se ha hecho el establecimiento de moda y por allí desfilará toda Sevilla".

La ficha

  • Propietarios: Neus Bragat, Antonio Vega y Roberto Luna
  • Dirección: C/ Siete Revueltas, 35 (Pza. del Pan). 41003 SEVILLA.
  • Horario: Todos los días de 08 a 01.30. Sólo cierra 25 de diciembre y 1 de enero
  • Teléfono: 954 217 908.
  • Web: www.bareuropa.info
  • Vinos por copas: 2,50 - 3,60 euros.
  • Tapas y tartas: 2,90 - 5 euros. Y 4,50 euros. 

  • 1