viernes, 19 abril 2019
18:43
, última actualización
Economía

Al borde del abismo

La desconfianza de los mercados se intensifica hasta el punto de que Bruselas tiene que lanzar un mensaje de tranqulidad y de confianza hacia España.

el 02 ago 2011 / 08:58 h.

TAGS:

Los mercados castigaron ayer de manera severa a la economía española, que se encuentra en una encrucijada de la que le será difícil salir, a pesar de los mensajes de calma frente a un posible rescate lanzados ayer por las autoridades españolas y europeas. La prima de riesgo exigida a los bonos españoles a diez años respecto a sus homólogos alemanes llegó a superar los 400 puntos básicos -cerró a 386-, con un rendimiento superior al 6,40%, afectada por la crisis de la deuda de la Eurozona, sumada a la incertidumbre respecto a la recuperación de EEUU y sus problemas para mantenerse en el máximo grado de solvencia, lo que acentúa la transferencia de inversores hacia el bund, cuyos intereses caen a niveles de noviembre de 2010.

Los inversores han comenzado a temer por un rescate de España que no pueda afrontar la UE, por lo que la Comisión Europea se vio obligada a transmitir un mensaje de tranquilidad para evitar la sangría de los mercados. Bruselas mostró su plena confianza en las medidas de ajuste que está impulsando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y rechazó que la posibilidad de un rescate para España esté "sobre la mesa". Tras el mensaje de la Comisión Europea la prima de riesgo se relajó hasta el nivel de los 386 puntos básicos.

En concreto, el rendimiento de los bonos españoles a diez años se situaba en el 6,408%, un incremento del 3,5% respecto al marcado al cierre de la jornada del lunes y un 11,1% por encima del interés abonado el pasado 22 de julio, fecha en la que los mercados conocieron los acuerdos alcanzados por los jefes de Estado y de Gobierno de la Eurozona en su reunión de urgencia para sacar adelante el nuevo plan de ayudas a Grecia, que incluye la participación del sector privado.

Por contra, la evolución del bono alemán a diez años ha sido diametralmente opuesta en este periodo, ya que el pasado 22 de julio su rendimiento alcanzaba el 2,847%, un 15% por encima del interés actualmente abonado por el bono de referencia europeo.

Por otro lado, la presión sobre la deuda española también es apreciable en los plazos de vencimiento más cortos, ya que el interés de los bonos a cinco años alcanzaba el 5,680%, mientras el rendimiento de la deuda a tres años llegaba al 5,164% y el de los bonos a dos años escalaba al 4,654%,

Asimismo, el coste de asegurar la deuda española frente a un posible default (impago) marcaba un nuevo máximo histórico de 421 puntos básicos, frente a los 390 del cierre de ayer, lo que implica un coste de 421.000 euros anuales para asegurar una emisión de deuda de diez millones, según los datos del mercado proporcionados a Europa Press por CMA.

Al mismo tiempo que el diferencial entre la deuda española alcanzaba nuevos máximos respecto al bund, el riesgo país de Italia experimentaba su particular calvario al llegar a los 379 puntos básicos, con un rendimiento del 6,208%, apenas veinte puntos básicos por debajo de su equivalente español.

En el caso de los bonos transalpinos a cinco años, el rendimiento se disparaba al 5,65%, alcanzado prácticamente la paridad con sus homólogos españoles, una situación que no se registraba desde marzo de 2010, en medio de las tensiones por el rescate de Portugal.

Por su parte, el rendimiento de la deuda italiana con vencimiento a 3 años alcanzaba el 5,20%, mientras que el interés de los bonos a dos años llegaba al 4,731%. De este modo, el coste de los seguros frente a impago de los bonos italianos (CDS) escalaba a 368,44 puntos básicos, frente a los 332,7 puntos del cierre anterior.

Esta situación tuvo efectos en el parqué madrileño, que cerró la sesión con una caída del 2,18%, lo que situó al Íbex 35 en la cota de los 9.114,9 puntos, el nivel más bajo desde el 9 de junio de 2010.

El Íbex sumó así su tercera jornada en negativo y en sólo dos sesiones se dejó más de un 5%. La sesión terminó con sólo un valor en positivo, Gas Natural (0,22%). El mayor descenso correspondió a Sacyr Vallehermoso (-6,36%), seguida de Gamesa (-6,26%) y Técnicas Reunidas (-5,51%). En el sector financiero, Bankinter cedió un 3,45%, por delante de Banco Sabadell (-3,13%), Banco Popular (-2,92%), Banco Santander (-2,82%) y BBVA (-2,81%). Repsol YPF, por su parte, cayó un 2,3% y Telefónica, un 1,01%.

En Europa, los principales indicadores también cerraron con fuertes descensos, que lideró Milán (-2,5%), Francfort (-2,26%), París (-1,82%), Lisboa (-1,44%) y Londres (-0,97%). En el mercado de divisas, el euro cedió posiciones frente al dólar y al cierre de la sesión el cambio entre las dos monedas quedaba fijado en 1,4221 unidades.

Los analistas Alberto Castillo, de Capital Bolsa, y Nicolás López, de MG Valores, señalaron que el temor de los inversores es que España sea incapaz de cumplir su objetivo de reducción de déficit, lo que incidiría en la deuda y en su capacidad de emitir.

  • 1