Deportes

Al Cajasol ya le urge estrenarse en Granada, una cancha 'amiga'

Tras las dos derrotas, ajustada en Manresa y abultada ante Unicaja, el Cajasol precisa sumar su primer éxito de la temporada si no quiere ir a remolque todo el curso.

el 15 sep 2009 / 16:37 h.

Tras las dos derrotas, ajustada en Manresa y abultada ante Unicaja, el Cajasol precisa sumar su primer éxito de la temporada si no quiere ir a remolque todo el curso. Y estrenarse es, pues, el objetivo perentorio con el que los hombres de Comas encaran su segundo derbi regional consecutivo, en la cancha 'amiga' del CB Granada.

En tiempos difíciles, no queda otra que armarse de moral, aunque las estadísticas -suelen argüir los protagonistas a conveniencia- no tengan excesivo valor a la hora de afrontar un partido. El caso es que al Caja se le ha dado tradicionalmente bien visitar el Pabellón Municipal de Deportes de Granada, no en vano ha salido de allí airoso en seis de sus nueve comparecencias, en dos de cada tres ocasiones, vaya.

Lo que es más probable, desde luego, es que nazarís y sevillanos libren un duelo muy igualado, ya que así suele ocurrir y para prueba, los dos últimos enfrentamientos, resueltos a favor de los locales (81-76) el pasado ejercicio y de los visitantes (100-104) en el precedente, con Comas en el banquillo, en ambas ocasiones tras jugar un periodo extra.

Con o sin prórroga, al Cajasol sólo le vale ganar este mediodía y ello dependerá en buena medida de que sepa imponer su más amplio repertorio interior y sujetar bien a los pivots locales, que han comenzado la campaña tocados por la inspiración. Es el caso de Juanpi Gutiérrez, quien tras confirmar sus prestaciones en los Juegos de Pekín, ha iniciado la liga arrollador (16.5 puntos y 5.5 rebotes de media para la cuarta valoración del campeonato, 22.5); y también del recuperado Curtis Borchardt, el único jugador de la ACB que promedia dobles figuras (11 puntos y 10.5 rebotes) tras dos jornadas.

Los pupilos de Manel Comas deberán incrementar asimismo su capacidad anotadora, ya que los escasos 64 puntos registrados (por 80 encajados), frente al equilibrado balance (81.5-80) de los granadinos, es el más palpable déficit estadístico en la comparación. El bajo porcentaje en los triples (30.6%), otrora baza con la que los sevillanos decantaban los partidos, debe corregirse también, a ver si Ignerski, Ellis, Bennett y compañía ajustan su mira.

Si el Caja acude a su segundo derbi regional consecutivo con ganas de resarcirse de la debacle del primero y de paso vengar la afrenta granadina en la Copa Andalucía, los locales llegan con la tranquilidad de haber ganado al Bruesa (83-79) y haberle plantado cara al Real Madrid (81-80).

  • 1