Local

Al Fatah anima a los palestinos a rebelarse contra la ocupación israelí

El congreso de Al Fatah aprobó ayer una cláusula en su programa político en el que reconoce el "derecho de los palestinos a resistir la ocupación israelí por todos los medios posibles". La conferencia también votó la renovación de los principales órganos directivos de la organización palestina.

el 16 sep 2009 / 06:59 h.

TAGS:

El congreso de Al Fatah aprobó ayer una cláusula en su programa político en el que reconoce el "derecho de los palestinos a resistir la ocupación israelí por todos los medios posibles". La conferencia también votó la renovación de los principales órganos directivos de la organización palestina.

"Aunque nos aferramos a lograr una paz justa y seguimos buscándola, no renunciamos a ninguna otra de nuestras elecciones. Creemos que la resistencia, con todos los medios posibles, es un derecho legal de las naciones ocupadas para enfrentarse a sus ocupantes", señaló el texto aprobado por Al Fatah.

Un destacado dirigente explicó que la cláusula recibió el "sí" de la abrumadora mayoría de delegados en la conferencia, iniciada el pasado martes en la ciudad cisjordana de Belén y que el sábado renovó por aclamación al frente del partido al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás. El texto presenta a Al-Fatah como un movimiento de liberación nacional que busca acabar con la ocupación israelí y lograr un Estado palestino independiente.

Además, subraya que el movimiento creado hace cuatro décadas por Yasir Arafat mantiene su "principal conflicto" con "la ocupación israelí". "Otros conflictos menores son todavía considerados secundarios y pueden resolverse mediante el diálogo", agrega en referencia al enfrentamiento con la otra facción palestina más importante, Hamás.

No obstante, la cláusula continúa con una defensa del derecho al empleo de "todos los medios posibles para defender la unidad nacional, la legitimidad palestina y la decisión independiente palestina".

La conferencia de Belén, cuya clausura fue prorrogada por diferencias entre los delegados, comenzó ayer la renovación de los principales órganos directivos de Al-Fatah: el comité central, que tiene 21 miembros, y el consejo revolucionario, de 120. La votación se inició a las 14.00 hora española en el instituto Terra Santa de Belén y estaba previsto que el cierre de las urnas tuviese lugar ya de madrugada.

Dos pesos pesados, el ex primer ministro y actual jefe del equipo negociador palestino, Ahmed Qureia, y el antiguo hombre fuerte en Gaza Mohammed Dahlan, se disputan el control de los órganos de decisión. Fuentes próximas al congreso precisaron que no se esperan grandes sorpresas en la consulta, en la que aparecen como favoritas las candidaturas que apoya el actual liderazgo.

Varios analistas apuntan, sin embargo, a que la nueva guardia de Al-Fatah se hará con la mitad de los asientos en el comité central. Por primera vez, habrá un candidato judío, Uri Davis, al consejo revolucionario, según informó el sábado la agencia palestina Maan.

Una de las primeras tareas del comité central y el consejo revolucionario será ampliarse a 22 y 125 miembros, respectivamente, para lo que el primero tendrá que elegir cuatro nuevos miembros y el segundo 45.

Según informaron fuentes de Al Fatah, cinco miembros del comité central renunciaron a su candidatura para permitir entrar "nuevas caras" en el organismo, siguiendo las instrucciones dictadas por Mahmud Abás.

Por otra parte, Al Fatah estableció un sistema de voto por teléfono y de servicio de mensajes cortos para los miembros del partido que residen en la franja de Gaza, a los que el Gobierno de facto de Hamás no les permitió salir de la franja, después de que el congreso rechazase la propuesta de celebrar una conferencia alternativa en ese territorio.

Sin embargo, los representantes de Al Fatah en Gaza enviaron un comunicado en el que denunciaban que las fuerzas de Hamás confiscaron los teléfonos móviles, ordenadores y portátiles de los miembros del partido convocados para el congreso y les prohibió salir de sus viviendas.

  • 1