Local

Al menos cuatro muertos y 50 heridos en el asalto del bastión rojo en Bangkok

Fue ordenado por el Gobierno de Tailandia para acabar con más de dos meses de manifestaciones.

 

el 19 may 2010 / 07:01 h.

TAGS:

Al menos cuatro personas -entre ellas un periodista italiano- murieron y 50 resultaron heridas hoy en el asalto del campamento de los "camisas rojas" en corazón comercial de Bangkok, ordenado por el Gobierno de Tailandia para acabar con más de dos meses de manifestaciones.

El portavoz en funciones del Gobierno, Panitan Wattanayagorn, señaló en un mensaje televisado que la fase inicial de la operación militar ha sido un éxito, aunque admitió que algunos de los cabecillas del frente rojo han escapado.

La fase inicial consistía en estrechar el cerco sobre el campamento de los "camisas rojas", en preparación del asalto final.

Un periodista italiano murió muy cerca de la zona ocupada por los manifestantes, confirmó el director del Hospital de la Policía, Jonglet Aoajenpong.

Otro compañero de profesión ha resultado herido, según la televisión tailandesa, que no precisó su nacionalidad.

Las otras tres víctimas mortales son "camisas rojas", incluido un miembro de los equipos de seguridad, que constituyen una fuerza paramilitar que va uniformada, y que iba armado con una pistola.

El cadáver fue encontrado por los soldados cerca de la barricada que los opositores levantaron frente al distrito financiero de Bangkok y a un lado de parque de Lumpini.

Muchos de los heridos son de disparos de bala en el pecho y las piernas, de acuerdo al centro oficial de emergencias que coordina la asistencia médica en los hospitales de la capital.

Cerca de veinte miembros de la fuerza paramilitar del Frente Unidos para la Democracia y contra la Dictadura, la plataforma donde militan los "camisas rojas" y partidaria del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, fueron capturados y traslados a un edificio cercano.

Los miembros de esta fuerza paramilitar se distinguen de los otros manifestantes porque visten ropa de color negro.

Fuentes militares indicaron que una de las prioridades es evitar que escapen los cabecillas de las protestas, sobre los que pesan órdenes de búsqueda y captura, y sobre todo aquellos que han sido acusados de "actos terroristas".

Las tropas, que tras derribar las barricadas entraron en el interior del campamento de los "camisas rojas", han detenido temporalmente el avance para facilitar la salida de los manifestantes, la mayoría de ellos congregados alrededor del escenario montado en el centro del campamento, relataron a Efe testigos.

La operación está apoyada por vehículos blindados, con los que derribaron las barricadas que antes los manifestantes habían incendiado para dificultar el asalto de las tropas al campamento, de unos tres kilómetros cuadrados de extensión.

El hospital de Chulalongkorn, que se encuentra muy cerca de la barricada, se encontraba preparado para evacuar a los enfermos.

Cerca de 3.000 manifestantes permanecían en el interior del campamento rojo antes del asalto.

Muchos "camisas rojas" han abandonado desde entonces la base tras seis días de violencia en la que han muerto 39 personas y una 280 resultaron heridas, sin contar los de hoy.

Tailandia atraviesa una profunda crisis política fruto de la pugna por gobernar entre los detractores y partidarios de Shinawatra, quien dirige desde el exilio las manifestaciones antigubernamentales.

El secretario general del jefe del Ejecutivo tailandés, Korbsak Sabhavasu, culpó hoy a Shinawatra del fracaso de las negociaciones con el frente antigubernamental para poner fin a las protestas que exigen la disolución del Parlamento y un gobierno transitorio.

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejajjiva, del Partido Demócrata, había ofrecido a los "camisas rojas" a principios de mes convocar elecciones el 14 de noviembre, pero después de esperar en vano una semana a que cancelasen las manifestaciones ordenó actuar al Ejército.

  • 1