Local

Al séptimo día estalló la máquina

Al principio era la soberanía alimentaria: los pueblos comían de lo que producían sus campos. El Mercado vio que eso podía mejorarse y especializó los territorios. El Sur pasó al monocultivo. Comía comprando alimentos.

el 15 sep 2009 / 04:07 h.

Al principio era la soberanía alimentaria: los pueblos comían de lo que producían sus campos. El Mercado vio que eso podía mejorarse y especializó los territorios. El Sur pasó al monocultivo. Comía comprando alimentos. Los fabricantes de semillas se enriquecieron. Y vio el Mercado que eso era bueno. En ocasiones, lo que vendía el Sur se compraba tan barato que no obtenía monedas suficientes para comer. Los jugadores de la bolsa se enriquecieron. Y eso complació aún más al Mercado.

En el Norte crecía el gusto por la carne. Los animales se engordaban con los monocultivos. El Sur siguió muriendo de hambre porque no podía competir con las vacas. Las empresas de comida rápida se enriquecieron.

El Mercado estaba muy contento. Más adelante, el Norte requirió más energía. Pensó en los biocombustibles. El alimento del Sur pasó a engordar también a los coches del Norte. Y el Sur pasó más hambre.

Las multinacionales de los transgénicos incrementaron sus beneficios. El Mercado estaba pletórico. Hubo alguien que se quejó: "Se están muriendo de hambre". El Norte propuso aumentar los monocultivos de transgénicos...

Un día los esclavos del Sur se sublevaron. Pero eso ya es otra historia.

  • 1