sábado, 20 abril 2019
16:39
, última actualización
Deportes

Al Sevilla le quedan muchos deberes por delante

Al Sevilla aún le quedan dos fichajes por delante que hacer y dar unas cuantas bajas. La operación salida sigue dando pasos con demasiada lentitud. 

el 02 jul 2011 / 17:31 h.

Zokora, ya vendido, y Romaric, aún por vender, dialogan en el aeropuerto.

El Sevilla de Marcelino García Toral volverá a los entrenamientos este martes (mañana serán los reconocimientos médicos) con superávit de futbolistas en la plantilla y deberes aún por hacer en materia de contrataciones. Son 29 jugadores en nómina y dos fichajes aún por realizar. Esas son, a grandes rasgos, las preocupaciones de Marcelino y Monchi.

Las llegadas ilusionan, pero las salidas preocupan. La idea del club era contar con 20 o 21 futbolistas que pudiesen competir por la titularidad en condiciones de igualdad, a los que habría que sumar a aquellos cuatro o cinco canteranos, pero la realidad dista mucho de ello. De momento, tan sólo se han marchado cinco futbolistas, a los que deben unirse a lo largo del verano Alfaro, Romaric, Acosta y Koné. Deben, porque a día de hoy no hay ofertas sobre la mesa por unos futbolistas que costaron alrededor de 25 millones de euros.

Alfaro juega con la ventaja de saber que tarde o temprano recalará en un club de su gusto y que su precio de salida será simbólico. Romaric no quiere salir pero el club le está arrinconando para que encuentre un destino y Acosta, que sí tiene la voluntad de irse, sólo encuentra ofertas de su agrado fuera de España y necesita quedarse para alcanzar la doble nacionalidad. El caso de Koné es más complicado. Casi nadie apuesta por un futbolista que apenas ha jugado en tres años.

En varios casos, el Sevilla se plantea no llevarlos a Costa Rica y dejarlos apartados en la capital hispalense. Por eso Marcelino anda preocupado. No quiere lidiar con futbolistas que no cuentan para él. No quiere que su grupo de trabajo exceda de 20 o 21 futbolistas más los canteranos. Y en materia de fichajes, si tiene que llegar algo al margen de los dos inicialmente previstos, bienvenido sea.

En cuanto a las llegadas, los fichajes de Trochowski, Manu del Moral y Coke situaban al Sevilla entre los equipos más madrugadores a la hora de realizar las primeras incorporaciones, pero la consecución de los dos últimos fichajes inicialmente proyectados -un delantero y un central zurdo- se está complicando. En el caso del central, el Sevilla sigue buscando experiencia y contundencia a partes iguales. Un perfil similar al del Pablo Alfaro del ascenso a primera o al del Javi Navarro que llegó más tarde.

El problema es que no es fácil encontrar futbolistas de esas características ya que el mercado no está precisamente saturado de defensas de garantías y el 'bueno, bonito, barato' que tan bien funcionaba hace algunas temporadas se acabó. Tampoco quiere el Sevilla incurrir en errores como el de Alexis, cuya contratación la campaña pasada supuso una losa en lo deportivo y en lo económico (5 millones de euros y un contrato de seis temporadas). Por eso tiene a Spahic en nómina.

El delantero. En el caso del atacante, el Sevilla busca con la tranquilidad de saber que Kanouté se queda, que una hipotética salida de Negredo llenaría las arcas para realizar un fichaje de garantías y que Manu del Moral puede ayudar en esas lides aunque se piense en él como hombre de banda. Por eso no hay prisas para cerrar la contratación del ariete.

Giovanni Dos Santos sigue siendo el mejor colocado y el único problema sería que su cotización subiera si realizase una buena Copa América, ya que no cuenta para el Tottenham y está encantado con la idea de recalar en el Sevilla. De todas formas, la secretaría técnica maneja opciones por si se frustra la posibiliad del mexicano. 

  • 1