Alaya embarga a Guerrero parte del sueldo que la Junta le debe

La jueza ha tomado la decisión después de que tanto la Administración andaluza como el propio ex director general de Trabajo informasen a la magistrada. La jueza aplaza algunas de las declaraciones previstas para la semana que viene.

el 17 sep 2014 / 10:11 h.

Alaya_GuerreroLa jueza Mercedes Alaya ha decidido embargar parte de los 26.565,10 euros que la Junta de Andalucía tiene que abonar al ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero, imputado por el fraude de los ERE, en atrasos. Esta cuantía es la que le correponde en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que obliga a la Administración andaluza a readmitir a Guerrero como funcionario y darle un plaza y su sueldo base, aunque le mantenga suspendido mientras se resuelve el caso. Después de que ante la Junta como el propio Guerrero informaran a la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de que iba a recibir dicha cantidad, la magistrada ha tomado la decisión de embargársela a la vista de que los bienes bloqueados hasta ahora "son insuficientes" para asegurar los 686 millones que le impuso de fianza, según consta en la resolución. La semana pasada, la Junta entregó un escrito, firmado por la directora de Recursos Humanos y Función Pública, Isabel Mayo, en el que explicaba que "en cumplimiento de la sentencia" de TSJA, que revocó una anterior del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 7 de Sevilla que le daba la razón a la Junta, debe abonar 778,25 euros mensuales al ex alto cargo. Lo que, teniendo en cuanta los atrasos y trienios, tiene que abonarle en total 26.565,10 euros. Guerrero ya había informado a Alaya en agosto. SUSPENDE DECLARACIONES Por otro lado, la magistrada acuerda en una providencia aplazar las declaraciones previstas para el próximo 24 de septiembre hasta el 1 de octubre, ya que la Fiscalía Anticorrupción no puede asistir ese día, debido a que tiene otras declaraciones en el Juzgado de Instrucción número 5. Igualmeente, ha notificado a las partes el escrito de una de las defensas en el que le recuerda a la instructora que tras haber enviado el caso al Tribunal Supremo sólo puede continuar con la investigación cuando se trate de "diligencias urgentes". Un criterio que, a juicio del letrado, no cumplen las citaciones fijadas la semana que viene tras las últimas imputaciones.  

  • 1