martes, 18 diciembre 2018
14:36
, última actualización
Local

Alaya apunta a una financiación ilegal de PSOE e IU en Sevilla

Afirma que IU recibió "mordidas" por 155.000 euros por adjudicar a Fitonovo once campos de fútbol de césped artificial por 6,9 millones de euros.

el 28 nov 2014 / 12:19 h.

TAGS:

La jueza Mercedes Alaya. / Julio Muñoz (EFE) La jueza Mercedes Alaya. / Julio Muñoz (EFE) Pagos a PSOE e Izquierda Unida con las mordidas que Fitonovo entrega a cambio de contratos municipales. Eso es lo que el sumario de Enredadera desveló ayer, después de que la jueza Mercedes Alaya levantara el secreto de sumario tras año y medio de investigación. La magistrada apunta a una financiación ilegal de los dos partidos que pactaron durante dos legislaturas para hacerse con el gobierno local. La jueza asegura que el PSOE recibió durante cuatro años «cantidades que oscilarían entre 30.000 euros y 60.000 euros», mientras que IU recibiría 155.000 euros «para la campaña electoral». En el sumario, que acumula ya 21 tomos y casi 10.000 folios y al que tuvo acceso este periódico, la jueza apunta a la intervención «decisiva» de los dos últimos portavoces de IU Antonio Rodrigo Torrijos y José Manuel García, quien ayer presentó su dimisión, para «recibir para el partido determinadas dádivas en compensación a la adjudicación a Fitonovo de los contratos de obras relativos a once campos de fútbol». Según relata la jueza en la imputación de García, que fue gerente del IMD y posteriormente delegado de Juventud, Deportes y Casco Antiguo, «se trataría del pago por los directivos de Fitonovo de 155.000 euros, mediante dos pagos, 70.000 euros el 30 de marzo de 2010 y 85.000 euros el 18 de febrero de 2011». Pero Alaya va más lejos y, tal y como recoge en el relato de imputación de los propietarios de Fitonovo, «el pago de los 155.000 euros les fueron requeridos a José Antonio González Baró [administrador de la entidad] tras la conclusión de las obras de los once campos de fútbol para la campaña electoral». Una cuantía que le «fue entregada indiciariamente al miembro de Izquierda Unida Antonio Miguel Ruiz Carmona», quien fue detenido hace dos semanas en el último operativo y que hasta entonces era el vocal de la coalición de izquierdas en la Comisión de Venta Ambulante. Parte de este dinero, «70.000 euros, se entregaron en una caja de zapatos». Este pago quedó registrado en «los archivos de la contabilidad de la caja B de Fitonovo», donde consta un recibo «relativo al pago de 85.000 euros en fecha 18 de febrero de 2011» y el primer pago, el de la caja de zapatos, el «30 de marzo de 2010». Todo ello por la adjudicación de la instalación del césped artificial en los campos de fútbol por casi siete millones de euros. Sin embargo, García defendió ante la jueza que fue «el departamento de contratación» el que licitó «todos los proyectos del plan 8.000 incluyendo los del IMD, de forma que la mesa de contratación fue única tanto para los proyectos del Ayuntamiento como los del IMD». Según el dirigente de IU, supieron que la adjudicataria fue Fitonovo cuando así se lo comunicaron. No obstante, este no es el único expediente bajo sospecha, pues la magistrada también le preguntó por otros trabajos adjudicados a Fitonovo, como las instalación de aparatos gimnásticos para mayores en el Paseo Juan Carlos I, las obras de reparaciones de la pista deportiva del Tiro de Línea, el riego del campo de fútbol Antonio Puerta o las obras de carácter urgente el CEIP San Isidoro. Entre estos otros expedientes destacan «las obras de emergencias ejecutadas en el centro deportivo IFNI por importe de 554.736 euros en el que se observan ciertas irregularidades, entre ellas que se duplicó el importe de la contrata y que no existe fiscalización previa».   Y TRAS LANGOSTINOS... La magistrada también cree que el dinero de Fitonovo acabó en el PSOE. Los responsables de las gestiones, a su juicio, serían el exconcejal socialista Manuel Gómez Lobo, quien como dirigente de la agrupación socialista de Macarena «entre los años 2005 y 2006 requirió a Fitonovo para el pago de las obras de adecuación de la sede». La entidad «se limitó a pagar» y fue el exasesor socialista Domingo Enrique Castaño quien sugirió «maquillar la operación» y que en la factura apareciera el nombre de otra empresa «para evitar que se apreciara la vinculación de estas obras con la adjudicación de contratos» a esta empresa. Precisamente, «como compensación por el incremento importante de Fitonovo en la facturación con el Ayuntamiento de Sevilla por la adjudicación creciente de contratos, a requerimiento» de Gómez Lobo «se abonó por Fitonovo al partido socialista en fecha 9 de mayo de 2007 la suma de 30.000 euros», según recoge Alaya en la imputación de hechos del exedil del PSOE y exdirector de Vía Pública. Para la magistrada «los pagos con el mismo objeto se sucederían entre 2006 y 2009 en diferentes cantidades que oscilarían entre 30.000 euros y 60.000 euros». Sin embargo, para que estos pagos no constasen tal cual, en la contabilidad B de la entidad aparecen «con la denominación de Langostinos Maera». Según la instructora, el nombre de la factura alude «a una reunión de periodicidad mensual que habría en dicho establecimiento a la que acudía Manuel Gómez Lobo y Rafael González», propietario de la empresa. Alaya enumera también otros trabajos que logró Fitonovo gracias a Lobo y Castaño, como el riego del Parque de María Luisa (por valor de 500.000 euros), o la conservación de los juegos infantiles (432.778 euros).

  • 1