martes, 26 marzo 2019
22:37
, última actualización
Local

Castaño recibió 411.000 euros de forma ilegal durante su etapa en el Consistorio

La Guardia Civil cree que el incremento patrimonial del exasesor socialista fue «injustificado» y que se debió a «contraprestaciones» de empresas adjudicatarias de servicios municipales.

el 12 may 2014 / 10:31 h.

TAGS:

Domingo Enrique Castaño, exasesor municipal del PSOE encarcelado en la última rama del caso Mercasevilla, ha salido hoy de prisión tras abonar los 60.000 euros de fianza que la ha impuesto la juez del caso. Domingo Enrique Castaño, exasesor municipal del PSOE encarcelado en la última rama del caso Mercasevilla, ha salido hoy de prisión tras abonar los 60.000 euros de fianza que la ha impuesto la juez del caso. De un patrimonio de casi 244.000 euros a más de un millón de euros en siete años. Es la conclusión a la que llega la Guardia Civil tras investigar el patrimonio del exasesor socialista y exdirector de Vía Pública en el Ayuntamiento Domingo Enrique Castaño y su esposa, la abogada Ana María Vaquero, ambos imputados en la llamada operación Madeja. Tras un exhaustivo análisis de sus movimiento bancarios durante este tiempo, los agentes no han encontrado justificación alguna a un total de 411.215,56 euros que «podrían provenir de ingresos opacos». Un incremento patrimonial que a juicio de los investigadores se debe «a las contraprestaciones» que habría recibido por parte de empresas adjudicatarias de servicios municipales, entre las que se encuentra Fitonovo, cuyos administradores también están imputados en esta causa. La jueza Mercedes Alaya levantó ayer parcialmente el secreto de sumario sobre la operación Madeja, diez meses después de haberlo decretado. En concreto, la titular del Juzgado de Instrucción número 6 notificó a las partes más de 3.000 folios que hacen referencia a la parte de la investigación del patrimonio de Castaño. Un caso que comenzó a raíz de su supuesta vinculación con la venta irregular de los suelos de Mercasevilla, que fue adjudicado a una filial de la constructora Sando, entidad para la que acabó trabajando Castaño con un contrato que tenía estipuladas «unas retribuciones brutas anuales de 80.000 euros» además de un variable que podía alcanzar los 20.000 euros. En este sentido, a los agentes les llama la atención que «tan solo cuatro meses después de su contratación cobra en concepto de incentivos 5.833 euros. En septiembre de 2009, ni dos años después, fue despedido percibiendo 52.823 euros, un «elevado importe» en parte gracias a la inclusión de 25.000 euros «por otros conceptos». Por ello, la Guardia Civil afirma que Castaño pudo «favorecer» a Sando en el concurso de Mercasevilla «e incluso en otros concursos del Ayuntamiento, a la vista de las cantidades de efectivo y compras realizadas también en efectivo cuyo origen se desconoce y que bien podría provenir de esta y otras mercantiles». Los informes policiales inciden en el elevado tren de vida del exasesor socialista, con Alfredo Sánchez Monteseirín como alcalde, y de su esposa, quienes lograron incrementar su patrimonio de 243.811 euros a fecha 1 de enero de 2005 a 1.005.208 a 1 de enero de 2012, que es el periodo al que se ciñe la investigación. El incremento patrimonial es de 811.396 euros «cuando los ingresos justificables ascienden solo a 531.209 euros». A esta cantidad habría que restar 131.028 euros en gastos justificados, lo que daría como resultado «unos ingresos justificables de 400.181 euros y pone de manifiesto un desfase de 411.215 euros entre el incremento patrimonial y los ingresos». Por ello, los investigadores creen que «parte de dicho incremento patrimonial podría provenir de ingresos opacos sin justificar y cuyo origen podría ser ilícito». «Las cantidades que se han calculado habrían sido ingresadas en las cuentas bancarias del matrimonio cuyo origen es desconocido por un importe de 233.306,83 euros, los pagos en efectivo por importe de 390.785 y además se han podido conocer comisiones ilegales por valor de 63.431 euros», señala el atestado. En esta última cifra los agentes incluyen el valor de dos vehículos que, junto con «unas obras de reforma en uno de sus domicilios» fueron «pagadas por Fitonovo», empresa dedicada a los servicios de jardinerías y que obtuvo, y mantiene, los contratos municipales. Igualmente, localizaron «otra comisión ilegal que se corresponde con una entrega de efectivo realizada por Rafael González Palomo [propietario de la citada empresa] cuyo origen sería una supuesta caja B de la sociedad Fitonovo por un importe de 30.000 euros pagados en efectivo». Sobre las obras en su vivienda, la Guardia Civil hace referencia a los pagos en efectivo realizados a Construcciones Donacon que «había emitido facturas por un importe total de 116.492,95 euros», cuando «el montante total de la obra sería mucho mayor atendiendo a los archivos recuperados», en los que figuran tanto los pagos justificados con factura como otros que se corresponderían «con entregas de efectivo hasta un total de 261.000 euros”. Según la declaración del administrador de la empresa de reformas, el exasesor socialista «se negó a que se emitieran facturas por el total de la obra, pagando dichas cantidades de efectivo con billetes de alto valor facial, en su mayoría de 500 euros», un hecho que «sería llamativo, puesto que no solo con esto se elude el pago del IVA, sino que además consigue» que la empresa «deje de declarar los ingresos percibidos» del imputado, «dificultando en gran medida conocer lo efectivamente pagado». Los agentes también destacan otro pago realizado en un taller «llamativo porque fue realizado con dos billetes de 500 euros», puesto que abonó 1.000 euros para pagar 602,95 euros. Decoración de su casa. Asimismo, Castaño «consiguió comprar 50.000 euros en muebles en tres ejercicios diferentes sin que las sociedades declarasen dichas ventas de mercancías a la agencia tributaria, dificultando así que esta compra pudiera ser conocida», pero «dada la experiencia profesional» del imputado «se haría muy difícil creer que esta manera de proceder sea casual o simplemente como medio para eludir el IVA». Precisamente, en los registros de sus viviendas, le constan tres, los agentes han llegado a localizar más de 12.000 euros. Para los agentes este incremento patrimonial «parece tener relación directa con los cargos y puestos desempeñados tanto en el Ayuntamiento como en Mercasevilla y las contraprestaciones que habría recibido de empresas adjudicatarias del Ayuntamiento, habiéndose detectado determinadas prácticas que parecen ir encaminadas a ocultar el pago de importantes cantidades de efectivo y la comisión de supuestos delitos de cohecho que se han puesto de manifiesto a lo largo de la investigación». Asimismo, han detectado varios supuestos delitos de falsificación de documento mercantil, en relación a varias facturas con dos proveedores diferentes, para ingresar los importes de facturas en una supuesta caja B de la mercantil».

  • 1