Deportes

Alaya asegura que Oliver fue "cooperador necesario en el proyecto criminal ideado por Lopera"

Lopera "quiso poner a nombre de un tercero el paquete de acciones del Real Betis para evitar sobre él cualquier actuación judicial, conociendo la incapacidad económica del comprador".

el 09 may 2014 / 19:34 h.

La juez Mercedes Alaya, en su auto de procesamiento a Manuel Ruiz de Lopera y Luis Oliver, entre otros, hace referencia a la supuesta venta de acciones del primero al segundo a que Lopera solo quería “poner a nombre de un tercero el paquete de acciones del Real Betis para evitar sobre él cualquier actuación judicial”, pues “conocería la falta de capacidad económica de la compradora y de las fiadoras (la venta se estipuló en 16,1 millones de euros), y prueba de que lo sabría es que se garantizó la devolución de sus acciones mediante el referido derecho de garantía, de forma que ante el impago por Bitton de cualquiera de las cantidades debidas, FARUSA a su voluntad y en el momento elegido podría recuperar su paquete de acciones instando la ejecución de la prenda”. "Para todo lo anterior, es decir, para intentar poner las acciones fuera del alcance de las decisiones judiciales, contaría el Sr. Ruiz de Lopera con la necesaria colaboración de Dña. Ana María Ruiz Peña, conocedora del proceso judicial pues estaba ya imputada y por supuesto del procesado D. Luis Oliver, dedicado a adquirir empresas en situación de insolvencia, por lo que la indiciaria finalidad del mismo sería gestionar el Real Betis en la etapa del concurso de acreedores que se veía próximo, para una vez superada la situación de crisis darle el 'pase' a las acciones, bien a D. Manuel Ruiz de Lopera o a la persona indicada por éste. No obstante lo anterior, aunque la venta se perfeccionó entre las partes no llegó a tener eficacia, por causas ajenas a la voluntad de aquéllas, pues dicha operación no llegó a contar con la autorización legalmente exigida del Consejo Superior de Deportes, y a la decisión sobre dicha autorización fue suspendida cautelarmente a resultas del presente procedimiento”, apunta la juez. La juez Alaya tiene muy claro que "Luis Oliver fue cooperador necesario en el proyecto criminal ideado por Lopera". "Para ello, se incorporaría al proyecto criminal iniciado por éste, D. Luis Oliver Albesa como cooperador necesario, quien compraría tales acciones a sabiendas del carácter litigioso de las mismas para intentar conseguir con D. Manuel hacer ineficaz cualquier pronunciamiento judicial sobre ellas. Dicho conocimiento del Sr. Oliver se infiere, además de tratarse de una investigación judicial enormemente difundida por los medios de comunicación, por los actos coetáneos y posteriores del mismo. En cuanto a los primeros el Sr. Oliver, lo que es lo mismo, Bittón Sport al pignorar las acciones en garantía del pago del precio a FARUSA parece que no pretendía pagar o quedarse definitivamente con las acciones, sino    ayudar al Sr. Ruiz de Lopera a “poner a salvo” del presente procedimiento las referidas acciones; mientras él gestionaría el Club y obtendría las ganancias necesarias que le compensasen la colaboración con D. Manuel. En cuanto a los actos posteriores a la paralización de la venta por la suspensión de la autorización del Consejo Superior de Deportes, éstos no vienen sino a demostrar el interés del Sr. Oliver de participar a toda costa en el proyecto criminal ideado pro el Sr. Ruiz de Lopera, de utilizar el Real Betis como fuente inagotable del que obtener ventajas económicas en detrimento de las arcas del Club. Nos estamos refiriendo a la introducción del Sr. Oliver y de su socio el Sr. Vergara en el Consejo de Administración a través de la compra de varias acciones mediante el mecanismo de la cooptación, lo cual sería facilitado por D. Manuel a través de las órdenes que daría a sus Consejeros (pues era un Consejo de Administración hecho a su imagen y semejanza) y más concretamente a su Presidente D. José León, para que buscara con premura ese puñado de acciones para que el Sr. Oliver y el Sr. Vergara pudieran comprarlas y entrar así a formar parte del Consejo. La consecuencia inmediata de la llegada de los citados Sres. al Consejo de Administración, sería un nuevo acto en contra de la sociedad, concretamente la desconvocatoria de la Junta General Extraordinaria prevista para el 20 de agosto de 2010 para la elección de un nuevo Consejo, la cual había sido solicitada por accionistas que representaban al menos el 5% del capital social; la finalidad sería supuestamente ganar tiempo para llevar a cabo en el Betis al menos parte de su proyecto empresarial. Dicha situación tuvo que ser corregida por la convocatoria judicial de la Junta por el Juzgado de lo Mercantil. Mientras tanto el Sr. Oliver trataría de rentabilizar su desembarco en el Real Betis, como así ocurriría a través del contrato de 29 de julio de 2010, celebrado entre José León Gómez como Presidente del Real Betis y “Orion Consultoría y Gestión”, sociedad vinculada al Sr. Oliver, por virtud del cual esta empresa con solo dos empleados prestaría servicios de consultoría, gestión contable, fiscal, asesoramiento jurídico y defensa letrada, excluyendo la llevanza del concurso de acreedores que se facturaría aparte, a cambio de la nada despreciable suma de 35.000 euros mensuales. Por estos concretos hechos y por presuntos cobros de comisiones por traspasos de jugadores, se lleva en este mismo Juzgado las D. Previas 504/11 contra D. Luis Oliver Albesa, D. José León Gómez , Jaime Rodríguez-Sacristán Cascajo y otros".

  • 1