Alaya amenaza a Ruiz-Mateos con detenerlo si no se presenta a declarar mañana por los ERE

Le ha citado otra vez para interrogarlo, tras no personarse en el juzgado la semana pasada.

el 10 mar 2014 / 17:16 h.

ruiz_mateos_juzgados La jueza Mercedes Alaya le ha dado un ultimátum a José María Ruiz-Mateos, después de que la semana pasada el empresario no se personase en el juzgado para declarar como imputado en la causa por el fraude en los expedientes de regulación de empleo (ERE). La magistrada le ha citado para mañana a través de la Guardia Civil, con el apercibimiento, de que en caso «de no comparecer, la orden de citación podrá convertirse en orden de detención». No sería la primera vez que el cabeza de la familia Ruiz-Mateos tiene que ser detenido para ser trasladado a un juzgado. La última vez que José María Ruiz-Mateos fue interrogado por un juez fue el 29 de agosto de 2012, tras ser arrestado por la Guardia Civil y trasladado a los juzgados de Palma de Mallorca. El empresario se había negado, como hizo la semana pasada, a declarar por el delito de estafa que se le había imputado. Era la segunda detención que sufría en la misma semana. Una estampa que se repetirá mañana si no acude por su propio pie ante la jueza Alaya. Ruiz-Mateos estaba citado junto con su hijo Zoilo el miércoles pasado, pero él decidió no acompañarle. El día antes había enviado una nota a los medios en la que afirmaba «no iré a Sevilla a declarar porque no creo en la Justicia y, si la hubiera, ni en su honorabilidad». «Así me ajusticien en plaza pública o me lleven a la picota del descrédito y la trampa permanente, haga lo que haga, me quedo en esta casa que no es mía esperando que me detengan», añadía en su nota invitando ya a su arresto. Al día siguiente, el seis de marzo, la instructora dictó una providencia en la que le emplazaba para el próximo miércoles, es decir, para mañana. La instructora quiere preguntarle por los supuestos 600.000 euros que la familia jerezana abonó al exsindicalista y conseguidor de los ERE Juan Lanzas por los expedientes en sus empresas, entre ellos, en el del Hotel Cervantes de Torremolinos (Málaga). Un pago en B que sus hijos han negado. El «gran negocio» . Por otro lado, la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla ha dictado un auto en el confirma la fianza civil de 472.352 euros al sindicalista de CCOO Manuel Romero Soto y hace responsable subsidiaria de la misma a varias federaciones de UGT y a una empresa vinculada a esta organización, ya que ambos sindicatos supuestamente recibieron comisiones. No obstante, para asegurar la fianza de Romero Soto la jueza ya ordenó el embargo de una propiedad de CCOO en Madrid. La jueza confirma así el auto en el que también imponía fianza a un dirigentes de UGT, Salvador Mera Crespo, por cuya fianza ordenaba la responsabilidad subsidiaria de UGT. Ahora, la magistrada lo mantiene y recuerda el «gran negocio» que fueron las prejubilaciones financiadas por la Junta de Andalucía para los sindicatos, cuando su mediación y labor no era más que «el cumplimiento de sus obligaciones».

  • 1