domingo, 24 marzo 2019
14:17
, última actualización
Televisión

Alberto Oliart deja RTVE un día después de ser acusado de favorecer a su hijo

El exresponsable de la radiotelevisión pública argumenta problemas de salud y presenta una renuncia de «efecto inmediato» y carácter «irrevocable».

el 06 jul 2011 / 09:10 h.

El presidente de la Corporación RTVE ya había hecho saber este martes al Gobierno su intención de dimitir por "razones de salud" pero fue ayer miércoles cuando Alberto Oliart comunicó al comienzo del Consejo de Administración de RTVE su dimisión como presidente de la Corporación.

Pese a haber tenido el "honor" de ser elegido "por amplia mayoría de los señores diputados y sin ningún voto en contra", consejero y presidente de RTVE, Oliart presenta ahora una renuncia que adquiere un "efecto inmediato" e "irrevocable" y responde a razones "de estricto carácter personal", las cuales han sido "maduradas desde hace tiempo", según argumentó durante la reunión el máximo responsable de la radiotelevisión pública. Oliart también remitió una carta al presidente del Congreso de los Diputados -institución de la que depende la Corporación-, José Bono, donde hace hincapié en su voluntad de que, de acuerdo con la Ley, "RTVE fuera plural, independiente y de la mayor calidad posible, dentro de una exigencia de austeridad y ahorro, dirigida a informar y entretener al ciudadano", tratando de "defender derechos fundamentales".

Asimismo, Oliart dice sentirse "orgulloso de haber dirigido a unos profesionales de extraordinaria valía, merecedores de mi respeto y agradecimiento" por trabajar por "una radio, televisión y web públicas plurales e independientes".

Pero, pese al buen clima de despedida, la noticia se ha visto salpicada por la polémica porque la marcha de Oliart se produce después de que este mismo martes trascendiera la adjudicación de la cobertura técnica de Las Mañanas de La 1 a Telefónica Broadcast Service (TBS), cuyo administrador es el hijo de Oliart. Aunque el exresponsable de RTVE quiso desvincular su decisión de dichas informaciones, el PP achacaba ayer su dimisión a los "escándalos" que no ha sabido acometer al colocar a familiares, mientras que los sindicatos de la Corporación exigieron que explique la adjudicación del contrato a TBS con independencia de que haya dimitido. El PSOE, por su parte, recordó que Oliart fue nombrado por consenso parlamentario "a diferencia de lo que ocurría en el pasado" e insistió en que "no llegó con el carné del Partido Socialista en la boca".

Nueva etapa. El Consejo de Administración de RTVE, que ha recibido la dimisión de Oliart con "sinceros agradecimientos a su labor realizada al frente de la empresa ", asume ahora la dirección ejecutiva en los términos establecidos en las leyes y sus estatutos sociales, a la espera tanto del nombramiento de un sustituto por las Cortes generales -los consejeros han pactado mandar con este fin una misiva al Congreso-, como de un informe jurídico solicitado a la Abogacía del Estado para confirmar si corresponde al consejo nombrar un presidente interino mientras los grupos parlamentarios -según la Ley de Radiotelevisión pública estatal de 2006 son los encargados de nombrar al presidente- acuerdan dicho nombramiento. No está claro si corresponde al Consejo nombrar un presidente interino y esperar al nombramiento definitivo y, si es así, en qué condiciones. El nuevo presidente deberá ser elegido por dos tercios del Congreso, para lo que hará falta un acuerdo entre socialistas y populares que podría dificultar el panorama, según fuentes del Consejo. Entretanto, la Corporación funcionará con normalidad y regularidad a través de su estructura directiva, si bien el Consejo se reunirá la próxima semana para tratar el asunto.


  • 1