Una corona de amor para los salesianos

El acto ha tenido lugar en la explanada del Teatro Auditorio Riberas del Guadaíra donde han asistido cerca de 7.000 personas.

el 03 may 2014 / 14:18 h.

Momento de la coronación de María Auxiliadora por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo. Foto: Jesús Jiménez Momento de la coronación de María Auxiliadora por el Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo. Foto: Jesús Jiménez (FOTOGALERÍA) El Teatro Riberas del Guadaíra fue testigo en la mañana del sábado de un acto para la historia salesiana alcalareña. La archicofradía de María Auxiliadora del municipio sevillano cumplía uno de los mayores hitos en su centenaria historia: la coronación canónica de su imagen titular a cargo del Arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, y en el que estuvo presente la corporación municipal con el alcalde, Antonio Gutiérrez Limones, a la cabeza. Un evento que congregó a varios miles de devotos pertenecientes a la comunidad salesiana, y que se habían desplazado desde Canarias, Extremadura y otras provincias de la comunidad andaluza. Además, también hubo representantes de todas las hermandades alcalareñas, así como del Consejo de Hermandades y Cofradías de la localidad. Justo antes de que el paso de María Auxiliadora entrase en la explanada del Teatro, con gran afluencia de público desde bien temprano, las autoridades recibieron a la imagen en la entrada principal del edificio entre los sones de «rendidos a tus plantas, reina y señora, los cristianos te aclaman, su Auxiliadora». Seguidamente, y tras recibir la bendición inicial, el capataz dedicó la levantá a todas las madres del mundo, estando ya tan cercano su día conmemorativo. Los miles de devotos esperaban ansiosos la llegada de María, que enfilaba la rampa colocada en el escenario mientras sonaba ‘Salve, Madre’ en los altavoces habilitados, y tímidamente en las voces de los fieles. Las caras de ilusión por tan esperado evento eran palpables desde cualquiera de los puntos del recinto situado en un lugar emblemático: los pies del Castillo de Alcalá, monumento de incalculable valor que hacía la estampa aún más memorable. La organización recordó, momentos antes de comenzar la eucaristía solemne, que 120 voluntarios se encontraban a disposición de los presentes para cualquier inconveniente que pudiera surgir, fruto de la excelente organización con la que contó el evento, y en la que la colaboración del Ayuntamiento alcalareño ha jugado un papel fundamental a través del dispositivo especial dispuesto para este día y para los anteriores. De esta forma, los distintos cuerpos de seguridad, desde Policía Local, Nacional, Bomberos, Protección Civil y Cruz Roja, estuvieron presentes para realizar un trabajo en coordinación y velar por la seguridad, tanto en el recinto acotado para la Coronación, como en las calles de la ciudad para la salida procesional de María Auxiliadora. Afortunadamente, los voluntarios de Cruz Roja no tuvieron mucho trabajo a pesar de que el sol apretaba con fuerza en la explanada del Riberas del Guadaíra. De hecho, aunque corría cierta brisa fresca, podían verse algunos parasoles para paliar los efectos del astro rey que lucía en el cielo alcalareño, y que permitió que las blancas mantillas que portaban muchas mujeres en señal de gloria brillaran entre la multitud. El Arzobispo Asenjo comenzó su homilía saludando a todos los presentes, y destacando que éste era «un acontecimiento largamente acariciado por la comunidad salesiana», añadiendo que este día «quedará grabado con caracteres indelebles en su historia». Asenjo recordó también el momento, dos años atrás, en que recibió a la comisión que solicitaba la coronación, a los que pidió «que el acto tuviera la finalidad de incrementar la devoción y que fueran austeros con los gastos dado los tiempos que corren». Poco después de la intervención del Arzobispo, comenzó el momento más esperado por todos los presentes: el rito de coronación de la imagen de María Auxiliadora. Mientras Asenjo subía a la plataforma habilitada junto a la Virgen, los fieles clavaban los ojos en el escenario casi con el alma encogida. En primer lugar, el niño de Dios recibió su corona y, justo después, se produjo la coronación de María, que arrancó los aplausos desmesurados de los devotos y el lanzamiento de palomas y globos que sobrevolaban el cielo con los colores corporativos de la Archicofradía, el rosa y el celeste. De nuevo, el himno de María Auxiliadora fue cantado con fervor y, posteriormente, los vítores a la Madre de Dios se escucharon entre los presentes. En ese momento, los jóvenes voluntarios, provistos de bolsitas de tela, comenzaron a recaudar la colecta, que se destinará íntegramente a la financiación del proyecto ‘Samuel’, una iniciativa de atención socio-educativa en el tiempo libre, dirigido a menores con dificultades.Y es que la Archicofradía de María Auxiliadora es una importante institución en Alcalá de Guadaíra y, desde su fundación en 1914, lleva realizando una labor social importante en el municipio. Así, la respuesta de los alcalareños fue masiva en esta mañana de sábado que muchos de ellos vivieron emocionados. En concreto, una fiel señalaba que sus lágrimas se debían a que, con tan solo un año, la primera imagen mariana que había visto era la de esta Virgen, ahora coronada. Dicha imagen fue realizada en el año 1944 por el imaginero José Alarcón tras la destrucción por las llamas de la Capilla del Carmen del Colegio Salesiano, de gran parte del colegio y la casi totalidad del patrimonio artístico religioso de la ciudad en julio de 1936. Tras una colecta, se pagaron los materiales necesarios para hacer la imagen, siendo donado el trabajo del escultor íntegramente. La congregación aceptó la generosa donación de los alcalareños así como del escultor y su familia, promoviendo la bendición y entronización de la nueva escultura en el año 1943, a la que el municipio profesa especial devoción. Y, aunque el culmen de la celebración del centenario de la Archicofradía estuviera en el acto de coronación canónica, lo cierto es que en estos días previos a la coronación, las parroquias de San Agustín, San Sebastián y Santiago ya recibieron la visita de la imagen de María Auxiliadora en un Triduo Itinerante. Además, entre todos los actos que la comunidad salesiana celebró durante el pasado mes de abril, destaca el pregón de la coronación a cargo del salesiano José Miguel Núñez, así como la inauguración de la calle Don Bosco en la zona cercana a la callejuela del Carmen donde se encuentra la capilla salesiana. Pero el sábado aún dio mucho de sí, porque tras la ceremonia tuvo lugar el traslado de la imagen titular ya coronada a la parroquia de Santiago, desde la que, a las 19.00 horas, la Virgen realizó la salida procesional de vuelta a su capilla salesiana, donde descansará después de haber vivido un intenso día. De esta forma, María Auxiliadora recorrió nuevamente las calles de Alcalá rodeada de sus fieles. Al salir de Santiago, la Virgen continuó su camino por la Plaza del Derribo, Nuestra Señora del Águila, y siguió por La Plazuela, Mairena y Callejuela del Carmen, realizando la entrada a la capilla de los Salesianos a las 00.00 horas, poniendo el broche final a un día de intensas emociones. Porque no cabe la menor duda de que el sábado 3 de mayo de 2014 quedará grabado a fuego en el corazón de los alcalareños y, muy especialmente, en el de la comunidad salesiana, quienes pueden sentirse orgullosos de que su Madre porte una corona de amor.

  • 1