Cultura

Alfonso Oliva Soto: "Tengo que resolver la papeleta que he contraído"

El joven matador salta a la primera línea después de brillar a gran altura con el mejor toro de un encierro del Conde de la Maza. La espada le privó de abrir la ansiada Puerta del Príncipe pero el horizonte empieza a despejarse para este artista que ha tenido que tirar de raza para aprovechar las escasas oportunidades.

el 12 jun 2010 / 18:47 h.

Foto: Antonio Acedo.

-Después del triunfo de Sevilla parecía que todo iba a seguir igual. Pero el horizonte se está despejando ahora.                                                                                                                                           -Es verdad, la temporada empieza a fraguarse desde otra perspectiva y estoy contento. Tengo cosas por delante y sigo en esa línea. Aprovechando esas posibilidades podré abrirme paso.

-Estamos hablando de algunos compromisos en escenarios de máxima responsabilidad y repercusión. Nada de pueblos.

-A mí siempre me ha gustado actuar en plazas de primera categoría. Me están esperando Pamplona, El Puerto y posiblemente Málaga. Espero que salgan las cosas bien. Ahora es más difícil torear en los pueblos que en ese tipo de plazas porque las figuras están puestas en todos sitios. Si eres capaz de abrirte camino en estas plazas tan importantes te tienen que acabar llamando de todas partes.

-¿Cuál es tu estado de ánimo? ¿Ilusión, responsabilidad, preocupación...?
-Por supuesto que estoy ilusionado pero soy consciente de la responsabilidad contraída, de la papeleta tan grande que tengo. Espero poder resolverla con esa ilusión.

-Llegaste a la feria con muy pocos festejos toreados después de tomar la alternativa en 2008. ¿Cómo se vive esa espera tan larga sin torear?
-Cuando hice el paseíllo en la Feria de Abril sólo había toreado tres corridas de toros en tres temporadas. Cuando pasa el tiempo y no te ponen es muy importante mantener la ilusión, pero sobre todo la confianza en uno mismo, en tus propias posibilidades. En ese tiempo también es muy importante el apoyo de tu gente, de los amigos y las personas que te quieren. Es un apoyo importante mientras esperas que llegue la oportunidad. Al final, gracias a Dios, llegó y supe aprovecharla.

-En esos dos años largos has tenido que afrontar muchos cambios y hasta una grave neumonía que te sacó de la circulación.
-Los que me conocéis y habéis vivido desde cerca mi trayectoria me habéis visto estar parado, sin prácticamente nada, hasta salir a flote. Es duro entrenar sin saber cuando vas a poder torear. La lucha del día a día sin saber cuando va a llegar esa oportunidad es muy complicada.

-En saber aprovechar la oportunidad ha estado la clave de que hayas podido salir a flote.
-Era difícil y me siento muy orgulloso. En mi alternativa di una vuelta al ruedo; al año siguiente no me pusieron en la feria y hubo que esperar a agosto. Corté una oreja, ahora he cortado otra y perdí dos en el segundo. No era fácil remontar todas esas situaciones. Si hubiera entrado la espada en abril hubieran cambiado todavía más las cosas. Abrir la Puerta del Príncipe o la Puerta Grande de Madrid es una de las cosas más difíciles que hay en el toreo. Habrían sido, con la del Juli, las dos únicas puertas del Príncipe de la feria a pie.

-Hablabas de esa tarde del 14 de agosto del pasado año. Los tres toreros -alternabas con Pepe Moral y Antonio Nazaré- distéis un gran paso al frente. Aún se sigue hablando de ese festejo.
-Fue una noche muy especial. Conseguí dar una vuelta al ruedo en el primer toro de Martín Lorca y el segundo me puso las cosas muy difíciles, yo creo que fue mucho más complicado que el del conde de la Maza de esta feria, queriéndome coger desde primera hora. Logré arrancarle una oreja y dar una dimensión de estar más toreado; pegué dos estocadas... no era fácil conseguir todo eso.

-No eran tardes de andar en plan artista, sino de resolver dificultades.
-Son corridas fuertes, con ganado duro, que te sirven de experiencia para los compromisos que tengo que afrontar esta temporada. Es verdad que no he toreado mucho, pero lo poco que he toreado ha sido en plazas importantes como Sevilla y con reses fuertes.

-A tu tío Ramón Soto Vargas lo mató un novillo del Conde de la Maza. ¿Cómo ha vivido tú y tu familia que te anunciaras con ese hierro en Sevilla?
-En un primer momento me llevé una decepción porque esperaba otro tipo de ganadería y aunque fue un palo para mi familia y para mí, después nos repusimos y vimos que tenía que aprovecharlo, que sólo cabía el triunfo. Afortunadamente, al final todo salió así.

-Y al final te tocó el toro bueno del encierro...
-Sí, el segundo fue un buen toro. Además, yo llevaba el presentimiento de que uno me iba a embestir por derecho. Cuando vas a la plaza en positivo y con las ideas claras suelen salir mejor las cosas. Y ese día me pasó.

  • 1