Economía

Alitalia plantea anular vuelos ante la falta de dinero para carburante

La aerolínea italiana Alitalia reconoció ayer que podría verse obligada a anular vuelos debido a las "dificultades de provisión de carburante", ante la delicada situación económica de la compañía, que vio interrumpidas las negociaciones con el consorcio CAI de posibles compradores. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:44 h.

La aerolínea italiana Alitalia reconoció ayer que podría verse obligada a anular vuelos debido a las "dificultades de provisión de carburante", ante la delicada situación económica de la compañía, que vio interrumpidas las negociaciones con el consorcio CAI de posibles compradores.

Fue el comisario extraordinario de la compañía aérea de bandera Alitalia, Augusto Fantozzi, quien afirmó ayer que "existe el riesgo de que se tengan que anular vuelos debido a las dificultades de provisión de carburante". Y lo hizo tras mantener una reunión con los representantes de las nueve siglas sindicales de Alitalia, convocados ayer, después de que el pasado viernes se interrumpiesen las negociaciones con los posibles compradores de la aerolínea.

Con ese comunicado, Fantozzi desmintió las noticias publicadas por algunos medios que aseguraban que desde mañana Alitalia no podría garantizar los vuelos.

Según confirmó el secretario general del sindicato UGL, Roberto Panella, el comisario extraordinario anunció además que a partir de mañana dejarán de trabajar temporalmente -aunque una parte del sueldo será garantizado por una especie de fondos de compensación salarial- las tripulaciones de los 34 aviones que ya estaba previsto que no despegarían tras la última remodelación.

Fantozzi advirtió además a los sindicatos de que se verá obligado a rescindir los contratos de todos los trabajadores de Alitalia si no se llega rápidamente a un acuerdo para la venta de la aerolínea, aunque se desconoce si Fantozzi dio una fecha límite.

Antes del encuentro, Fantozzi anunció que hoy [por ayer] no se declarará la quiebra de Alitalia, pero advirtió de que "la situación es muy grave".

La Compañía Aérea Italiana (CAI), creada por un grupo de empresarios italianos dispuestos a invertir 1.000 millones de euros para adquirir la aerolínea, se retiraron el viernes de las negociaciones al considerar que no se cumplían las condiciones necesarias para continuar.

"Evidentemente, no se dan cuenta de la dramática situación de Alitalia y de la necesidad de que haya una profunda discontinuidad con respecto al pasado" para salvarla de una quiebra segura, añadió el portavoz de la CAI.

El consorcio, no obstante, puntualizó que mantiene aún su oferta y los sindicatos anunciaron que mañana se reunirán para elaborar una nueva propuesta que presentar a los empresarios.

La creación de un consorcio de empresarios nacionales para comprar Alitalia había sido la solución impulsada por Berlusconi para evitar la quiebra de la compañía aérea de bandera, tras el fracaso de la operación de adquisición por parte de la compañía franco-holandesa Air France-KLM.

Los sindicatos rechazan, entre otras cosas, el nuevo convenio colectivo propuesto en el proyecto de rescate de la CAI que supondrá una disminución de los salarios, pide la movilidad territorial, y exige una mayor productividad, pero sobre todo, se oponen a los numerosos despidos que implica el plan.

De hecho, las protestas sindicales causaron esta misma semana numerosas cancelaciones de vuelos de Alitalia, en un momento crítico para la compañía.

Según los cálculos ofrecidos por los sindicatos, en realidad, los despidos ascenderían a más de 6.000 y de ellos, unos 1.000 serían de pilotos, cuyos sindicatos son los que se mostraron más herméticos desde el inicio de las negociaciones.

Mientras tanto, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, echó hoy la culpa a la izquierda de la dramática situación de la aerolínea y del hundimiento del plan de salvamento orquestado por su Gobierno.

  • 1