lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Local

Aluvión de donaciones para Carla

El número de candidatos a entrar en el registro de donantes de médula desborda la previsión de los organizadores, la familia de una niña que necesita un trasplante para curarse de leucemia

el 25 jun 2013 / 23:33 h.

TAGS:

La cola de candidatos a donantes que se congregó en el colegio Ruperto Escobar de Umbrete. La cola de candidatos a donantes que se congregó en el colegio Ruperto Escobar de Umbrete.   “Nos ha desbordado”, confesaba ayer Pedro Sánchez, el padre de Carla, la niña de cinco años con un tipo grave de leucemia que busca con urgencia un donante de médula compatible que la ayude a sanar. El llamamiento que hicieron para que el mayor número de personas se hiciese pruebas para entrar en el registro de donantes de médula ha tenido una respuesta tan entregada de sus vecinos que ha superado la capacidad de los médicos para hacer estos test. Ha sido necesario crear una lista de espera que suma 200 personas, además de las 168 que ya se han extraído sangre para que la analicen y convertirse en potenciales donantes de médula. Simultáneamente, la red de apoyo ha convocado campañas de donación de sangre por los pueblos. A Carla, una pequeña de cinco años vecina de Espartinas, le diagnosticaron en abril una leucemia bifenotópica aguda después de hacerle todo tipo de pruebas porque se encontraba mal, con cansancio y vómitos. Su enfermedad sólo puede curarse con un trasplante, después de varias sesiones de quimioterapia que le están dando en estos momentos, por lo que la operación tiene fecha: finales de septiembre o principios de octubre. Cuando acabe la quimioterapia le habrán eliminado las células enfermas pero también las sanas, y precisará la médula para regenerarlas. Pero al buscar en el registro de donantes descubrieron que no había ninguno compatible, y tampoco entre sus parientes. La familia inició una campaña de concienciación que, además de incrementar las posibilidades de Carla de hallar un donante –algo bastante complicado, como admite la familia–, aumentase las de otros enfermos de leucemia que necesiten una donación. Con ayuda del profesorado del colegio Ruperto Escobar de Umbrete, donde trabaja la madre de Carla, pusieron fecha para tomar muestras en el centro. La inscripción en el registro, tras una prueba de sangre en la que se certifica que la persona es apta y se la clasifica para saber si es compatible con quien necesite el trasplante, se da después de una charla de concienciación, porque entrar en el registro y echarse atrás cuando hace falta la donación es muy duro para el enfermo. En la charla se vio que el mensaje había calado: “Era en el comedor del colegio, con capacidad para 80 o 90 personas, pero vinieron más de 200. Se amontonaban por los pasillos y todo”, explica Pedro. Por eso decidieron que la unidad móvil del Centro de Transfusiones que hace las pruebas fuese dos días: el lunes, cuando se hicieron el test 86 personas, y ayer martes, cuando se lo hicieron 80, el límite de la unidad móvil. Por eso a los demás se les fue apuntando en una lista que llegó a sumar 200 candidatos, y el Centro de Transfusiones se ha comprometido a enviar de nuevo la unidad móvil al colegio Carmen Gutiérrez de Espartinas, donde estudia Carla. La tutora de la pequeña y la de su hermana melliza han liderado un grupo de voluntarios que se ha volcado en esta campaña, al igual que la Concejalía de Cultura. También está convocada otra recogida de muestras el 9 de julio en Sevilla capital, en las cocheras de Tussam –Avenida de Andalucía–, donde trabaja su padre. También el Centro Regional de Transfusiones Sanguíneas situado en el hospital Virgen del Rocío realiza las pruebas para donantes de médula, al igual que los principales hospitales. Carla fue dada de alta el lunes después de su segundo ciclo de quimioterapia, para pasar dos o tres semanas recuperándose en su casa hasta el siguiente tratamiento. Pero el lunes, durante una revisión, le detectaron una infección y ha tenido que ingresar de nuevo en el hospital Infantil Virgen del Rocío. Desde allí, sus padres no descansan en su empeño de encontrar como sea un donante compatible.

  • 1