jueves, 15 noviembre 2018
19:50
, última actualización
Local

Amigas ante el cáncer de mama

El Virgen del Rocío diagnostica unos 500 casos nuevos al año, el 99% en mujeres

el 28 oct 2011 / 18:49 h.

TAGS:

Las pacientes de cáncer de mama y los médicos especialistas del Virgen del Rocío en la jornada de puertas abiertas.

"El pelo vuelve a crecer, la fatiga y el dolor se pasan... Ánimo, debéis saber que hay luz al final de túnel". Isabel Venegas, una de las más de 5.000 afectadas por cáncer de mama actualmente bajo tratamiento en el Virgen del Rocío, quiso con esta frase mandar una clara idea a las asistentes a las jornadas de puertas abieras que se celebraron ayer en este centro: "Hay que tener esperanza, el cáncer de mama se cura".

El 18 de octubre se conmemora el Día Internacional del Cáncer de Mama. Por este motivo octubre es un mes especial para todas las afectadas por esta enfermedad, de la que sólo en el hospital Virgen del Rocío se diagnostican anualmente unos 500 casos nuevos, el 99% en mujeres. Tal y como destacan los responsables del centro, "una de cada diez mujeres pasará por ahí".

Afortunadamente, si se detectan precozmente, este tipo de tumores tienen una supervivencia que puede llegar al 98% de los casos. Por ese motivo la inmensa mayoría de las afectadas vive para contarlo. Y esto es precisamente lo que hicieron en las jornadas que se celebraron en el Virgen del Rocío: contar sus experiencias. Un grupo de pacientes con cáncer de mama ya veteranas, arropadas por sus médicos, narraron sus vivencias reales a lo largo de años de enfermedad, considerada en el encuentro como "crónica". Se quiso con ello concienciar, pero sobre todo arropar a las enfermas, especialmente a las recién diagnosticadas. Las organizadoras, que también pasaron por lo mismo, conocen el miedo, el dolor, la rabia o la desesperanza que acompañan al momento de conocer que se padece la enfermedad. Y lo contaron.

Como claves o moraleja de estos relatos se insistió en varias ideas. Tal y como expresó una de las ponentes, Rocío Filiberto Vázquez, el cáncer de mama es una enfermedad dura, dolorosa, pero pasajera. "Como en cualquier otra enfermedad, al cabo del tiempo todo vuelve a ser como antes, o casi. Por eso nunca hay que desesperar ni dejarse vencer por el dolor. Y, por supuesto, no estaréis solas, pues hay muchas otras mujeres que habrán pasado por lo mismo que podrán ayudaros", explicó.

Las enfermas no ahorraron crudeza en sus relatos. "¿Por qué me ha tocado a mí?¿Qué será de mi familia, de mis hijos?", son las preguntas que toda mujer se hace tras el diagnóstico, tal y como relató Isabel Venegas. "Durante un año, sentiréis miedo, depresión, ansiedad... será un momento oscuro", explicó a las asistentes. El primer año será el de la curación, el de las intervenciones, la quimioterapia y la hormonoterapia (terapia hormonal).

"Después saldréis del hospital, y llegará el turno de las revisiones periódicas. Con ellas volverá el miedo", narró Rocío Filiberto. Sin embargo no estarán solas en ese tránsito. "Una vez, al poco de ser diagnosticada, fui a la peluquería y la mujer me lo notó en seguida. Me preguntó qué me pasaba, y cuando se lo conté, se limitó a abrirse la camisa. Una gran cicatriz horizontal le cruzaba uno de sus pechos; hacía 15 años había pasado por lo mismo, y allí estaba".

Actualmente los tratamientos son hoy "de una eficacia muy superior". Igualmente importantes son los avances en materia de reconstrucción del pecho. Así lo cuenta el doctor Tomás Gómez Cía, especialista en reconstrucción quirúrgica mamaria, a través de diversas diapositivas, las técnicas actuales permiten recrear la mama con tejido obtenido del vientre de la paciente, incluyendo el pezón (la aureola del mismo se realiza mediante un tatuaje), aportando un aspecto natural. Cuando no hay tejido suficiente, se recurre a prótesis.

Es un camino doloroso, pero no solitario. Además del apoyo brindado por las diferentes asociaciones, desde la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) se ofrece el programa Mucho por vivir de asistencia psicológica si "se sienten desbordadas por el dolor o como desahogo".

  • 1