martes, 26 marzo 2019
08:56
, última actualización
Local

Amigos de Écija premia al edificio del centro comercial N 4

El centro comercial N 4 ha sido distinguido por la asociación Amigos de Écija en sus premios en defensa del patrimonio histórico y artístico. Para el colectivo conservacionista, la gran superficie abierta hace ocho meses es digna de una mención como ejemplo de arquitectura contemporánea.

el 15 sep 2009 / 21:20 h.

TAGS:

El centro comercial N 4 ha sido distinguido por la asociación Amigos de Écija en sus premios en defensa del patrimonio histórico y artístico. Para el colectivo conservacionista, la gran superficie abierta hace ocho meses es digna de una mención como ejemplo de arquitectura contemporánea.

Además del edificio del gigante comercial, Amigos de Écija destaca el Gran Mural, un frontispicio (los elementos que encuadran y decoran la portada central de un edificio) de 320 metros cuadrados colocado justo delante de la zona de cajas del supermercado Carrefour, alusivo a la silueta arquitectónica de la ciudad de las torres.

El mural se encuentra en el interior del edificio y en él se recogen las torres de la ciudad, caballos que representan la riqueza ecuestre del municipio y elementos patrimoniales como la estatua de la Amazona Herida o algunas piezas arqueológicas expuestas en el museo local.

La mención especial de Amigos de Écija también destaca la escultura de hormigón visto y acero bautizada como Creación y Encuentro, de siete metros de altura y 10 toneladas que se ubica en los jardines delanteros del edificio del N 4. La otra mención, también un premio a la arquitectura contemporánea, ha sido para el edificio Cerro, un bloque de pisos en la calle Antonio Romero Martín.

Con respecto a los premios, la décima edición de los galardones de Amigos de Écija reconoce los trabajos realizados en edificios de nueva planta, como unas viviendas plurifamiliares en la calle Azofaizo o la recuperación, para uso residencial, de la Cilla del Cabildo, un edificio antiguo en la zona de Puerta Cerrada.

También recibieron uno de los soles de cerámica con que la asociación cultural distingue a los premiados el edificio Mirador, en la plaza de España, popularmente conocida como el Salón, y la sede de la administración local de Hacienda -recientemente restaurada-, que se encuentra en la calle Emilio Castelar, en pleno centro de Écija, y en el que destaca su fachada de ladrillo visto ecijano.

Otro de los soles ha ido a parar a las obras de rehabilitación del palacio de Santaella, en el que se ha restaurado el patio de columnas. Los dos últimos premios fueron para dos viviendas unifamiliares, una en la calle Santa Ángela de la Cruz y la otra en la calle Mendoza, en la esquina con la de la Victoria y justo frente a la iglesia del mismo nombre.

Los premios en defensa del patrimonio de Amigos de Écija reconocen las obras de nueva construcción o de remodelación de edificios históricos para adaptarlos a un uso actual.

  • 1