viernes, 14 diciembre 2018
11:20
, última actualización

Ana Hermoso: «Me siento víctima de una lapidación popular»

La alcaldesa de Bormujos manifiesta que no le ha llegado ninguna notificación del PP sobre su expulsión.

el 19 nov 2014 / 11:24 h.

La alcaldesa de Bormujos, Ana Hermoso, niega la mayor. No cree que el PP haya tomado la decisión de expulsarla del partido por su imputación por un delito de cohecho y, es más, asegura que no ha recibido notificación alguna de la dirección regional. La misma que aseguró a este periódico hace unos días que la salida de la regidora aljarafeña estaba más que decidida. Hermoso, que no se ha prodigado en los medios desde que estalló el escándalo judicial –en el que se la acusó de haber aceptado un soborno, en concreto un bolso de Loewe, para votar a favor de una moción de censura contra el Gobierno socialista–, aprovechó para defender su inocencia y reivindicar que ha sido «víctima de una lapidación popular y mediática» por lo que define como «una gran mentira» y «una cortina de humo» que la ha marcado ya no sólo en el escenario político –ahí está el debate sobre su continuidad o no–, sino también a nivel personal, por la afección que supone para ella y, sobre todo, su familia. Eso sí, recalca que no ha querido pronunciarse hasta ahora por recomendación expresa de su entorno y por no ofrecer una imagen lastimera ante la opinión pública. La alcaldesa de Bormujos, Ana Hermoso, en el balcón del Ayuntamiento. / j.m. paisano La alcaldesa de Bormujos, Ana Hermoso, en el balcón del Ayuntamiento. / j.m. paisano «¿De verdad creen que un bolso vale un voto? Es alucinante. A todo el que se le pregunte por el pueblo sabe que fue un regalo y mi historia», manifestó Hermoso, que señaló que nada tenía que ver «el regalo recibido» con el signo del voto emitido en aquella moción de censura del año 2005, que desbancó del poder al PSOE y que sirvió para proclamar alcalde a Baldomero Gaviño, de los independientes del PDB. Al respecto, la ahora alcaldesa reivindica que en aquella época «siempre votaba a favor de Gaviño y ahí están las actas de los plenos». Es más, reiteró –ya lo ha dicho en varias ocasiones públicamente– que el líder de los independientes bormujeros es para ella como «un padre político», a pesar de que pertenecen a distinta formación. Además de negar que haya recibido notificación alguna del PP sobre una hipotética expulsión, también aprovechó para justificar su ausencia de la segunda escuela de otoño de su partido a nivel provincial, que se celebró en Carmona y a la que asistieron todos los alcaldes populares, además de su presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla. «A Carmona me ausenté por circunstancias personales, no por un distanciamiento con el partido». Sobre una hipotética marcha del sillón de Alcaldía, Hermoso no piensa en otra cuestión que no sea la de su continuidad. Su disposición, al margen de las opiniones que se difundan en el seno de su partido, es la de continuar, ya que «si hubiera hecho algo, la primera que se marcharía sería yo sin que nadie me lo dijera». En ese sentido, frente «al constante goteo de críticas» blandió su gestión en del Consistorio bormujero. Lo hizo explicando que la suya es, según un informe reciente, de las administraciones locales «más transparentes de la provincia y de las pocas que reciben el aprobado», algo que expuso como prueba de que no tenía nada que esconder. Es más, hizo balance de los cuatro años y medio al frente del municipio aljarafeño y señaló que, en parte por su gestión, ha sido posible que el Ayuntamiento «esté saneado y la gente esté trabajando como nunca». «No entiendo cómo se puede ensuciar todo este trabajo con un relato más propio de una telenovela venezolana», añadió. Sus palabras se producen un día después de que trascendieran las intenciones del PP andaluz sobre la expulsión de la alcaldesa de Bormujos, dentro de un contexto y unos discursos –como los pronunciados el pasado fin de semana por Moreno Bonilla– que están más inclinados a desprenderse de todo procedimiento judicial que pueda empañar la imagen del partido a nivel regional y su «tolerancia cero» hacia posibles casos de corrupción entre sus filas.

  • 1