Local

Andalucía confía en que el Gobierno abra la mano con el límite de déficit

Junta y Estado apuran la negociación para cobrar el anticipo mientras que el PSOE-A endurece el tono

el 20 sep 2012 / 10:08 h.

TAGS:

Junta y Gobierno apuran las negociaciones para que Andalucía cobre un anticipo de 1.000 millones de euros que el miércoles el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, garantizó y enmarcó dentro de la cantidad que recibirá del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Este instrumento aún no se ha puesto en marcha ni las comunidades saben a ciencia cierta para qué podrán destinar el dinero, que deberán devolver con intereses. El Ejecutivo de José Antonio Griñán avisó ayer de que el anticipo y el FLA "son elementos distintos", dejó claro la consejera de la Presidencia, Susana Díaz. Pero en realidad entran en el mismo saco de una negociación que la Junta siente que va por buen camino. Otra pata clave de ese diálogo es la reivindicación de Andalucía de que el Estado abra la mano con el nuevo límite de endeudamiento y relaje así el duro objetivo de déficit. La consejería de Hacienda tiene "esperanzas" en este punto. Solo así podrá sacar adelante el Presupuesto andaluz de 2013, el más difícil de la autonomía.


Andalucía tiene, básicamente, dos problema urgentísimos. El primero es la falta de liquidez: necesita recibir 600 millones de euros antes de octubre para poder hacer frente a los pagos por vencimientos de su deuda. El Gobierno de Mariano Rajoy ha garantizado a la Junta ese dinero, que "estará, en buena parte, inserto en la aplicación del Fondo de Liquidez Autonómica", matizó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Después de largos episodios de confrontación, ambas administraciones inauguran una etapa de entendimiento y colaboración. "Siempre prudencia y lealtad pero exigencia de lo que entendemos que es mejor para Andalucía", resumió la titular de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo. El segundo reto es cuadrar las cuentas del próximo año con un margen estrechísimo.

Aguayo reconoció ayer en una comparecencia en el Parlamento que Andalucía "no tiene escenario económico para poder acometer el Presupuesto". La Junta pelea por un reparto más equilibrado del objetivo del déficit -las comunidades no podrán rebasar el 0,7% en 2013- y a la misma vez reclama que el Ejecutivo dé marcha atrás en el nuevo techo de endeudamiento que condena a Andalucía a más recortes. La imposición de ese límite provocó el plante de la Junta en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, ya que perjudica especialmente a Andalucía, una de las comunidades menos endeudadas. Supondría perder 2.735 millones de financiación, lo que llevaría a cerrar colegios y hospitales, alertó Griñán. Trasladará estas demandas a la Conferencia de Presidentes que se celebrará el día 2.

Todos estos asuntos están encima de la mesa de diálogo bilateral entre Junta y Estado. La consejera Aguayo, que es quien lleva el peso de la negociación, aseguró que el ministerio "tiene voluntad de fijar unos objetivos con mayores dosis de racionalización de lo que estaba planteado". Habló de "esperanza" de que se "normalicen las relaciones en el marco de la lealtad". Su discurso conciliador y moderado coincide con el del presidente Griñán. El PSOE-A, sin embargo, está tensando la cuerda y eleva el tono para presionar en la negociación. El vicesecretario general del partido, Mario Jiménez, tildó de "tomadura de pelo" que Montoro exija a la Junta acudir al Fondo de Liquidez mientras ya ha concedido anticipos a Castilla La Mancha, Valencia y Cataluña. Jiménez insistió en que el Gobierno "quiere asfixiar a Andalucía".

  • 1