Local

La Junta salva las ayudas a la cooperación pero las recorta un 45%

Para el periodo 2014-2017 destinará 200 millones de euros, mientras que de 2008 a 2011 invirtió 364,8 millones.

TAGS:

CONTINÚA RECONSTRUCCIÓN TRAS TERREMOTO DE 2007 EN PERÚ CON AYUDA ANDALUZA El nuevo Plan Andaluz de Cooperación al Desarrollo (Pacode) 2014-2017 está previsto que se apruebe antes del verano o como muy tarde para el mes de septiembre. Estará dotado con 200 millones de euros, un presupuesto inferior al anterior plan 2008-2011, que contó con 364,8 millones de euros, es decir, ha bajado un 45 por ciento. En los últimos años, debido a la crisis económica, también se han realizado recortes en todas las políticas sociales, pero el vicepresidente del Gobierno y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, que presentó el nuevo plan junto al viceconsejero de su departamento, José Luis Pérez Tapias, y al director general de la Agencia Andaluza de Cooperación al Desarrollo (Aacid), Enrique Pablo Centella, se mostró optimista e indicó que el Gobierno Andaluz se ha fijado en su agenda el objetivo de que en 2020 se pueda destinar al desarrollo el 0,7 por ciento del presupuesto. En estos momentos no alcanza ni el 0,25 por ciento y eso que es una de las comunidades que a pesar de los difíciles momentos económicos ha mantenido las ayudas. «Se está haciendo un esfuerzo presupuestario, porque tenemos un compromiso político para cumplir el pacto por la solidaridad. Sólo Andalucía hace más por la cooperación que el resto de autonomías, exceptuando al País Vasco, que también mantiene sus ayudas», remarcó Valderas. Para justificar este recorte puso como ejemplo que ha habido autonomías que incluso han eliminado la partidas para la cooperación, como es el caso de Aragón, Asturias, Cantabria y Castilla-La Mancha. Pero a pesar de que el presupuesto se ha recortado en 164,8 euros se ha ampliado el número de países en los que se cooperará. Se pasará de los 23 del anterior plan a 26 del actual. Se han incluido Haití, Colombia y Túnez, estos dos últimos para ayudar en los procesos de paz que están viviendo. El resto de los 23 países se mantienen en áreas de América Latina, con 12; Norte de África y Oriente Medio, con cuatro territorios; y África Subsahariana, con otros siete. El vicepresidente explicó que Andalucía apuesta por estas tres grandes zonas, porque es donde las organizaciones andaluzas están trabajando, de las que elogió su implicación, «porque sin ellas no se podría hacer nada. Son la columna vertebral». Con el programa de cooperación, que está muy negociado con los agentes sociales, aunque se quieren escuchar más voces para reflexionar sobre dónde se quiere destinar las ayudas, se busca recuperar el espacio perdido, dar un nuevo sentido a la cooperación y también escuchar a los países afectados para que digan en qué quieren que se empleen los fondos, además de multiplicar los recursos contando con la participación de los empresarios y recuperando la colaboración de las entidades locales. Valderas reiteró que la ayuda al desarrollo es necesaria porque el 20 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, por ello «tenemos que trabajar por los derechos humanos, compartir recursos y salvar vidas. Se me ponen los vellos de punta al saber que más de 18.000 niños mueren al día». Además, este apoyo a otros países es el mejor instrumento para evitar mayores tragedias y «las vallas de Melilla». «Tiene que haber más cooperación y menos concertinas», dijo en referencia a las cuchillas. Aseguró que la ayuda al desarrollo es también una inversión para crear empleo y cifró que en Andalucía las 365 Organizaciones no Gubernamentales (ONG) dan empleo a unas 3.000 personas, «casi como el sector audiovisual». Este nuevo plan tiene seis ejes estratégicos: la ayuda al desarrollo, la humanitaria, educación, formación, investigación e innovación, contribuir a la defensa de los derechos humanos y promover la calidad de la cooperación con un control del dinero que se emplea, aún mayor del que existe en la actualidad, que, según Valderas, ya es muy estricto. De los 200 millones de este nuevo Plan la propuesta es que al menos el 10 por ciento del total se invierta en intervenciones para la igualdad de género y mejora de las condiciones de vida. «Nuestro objetivo es trabajar por los más vulnerables como son la infancia y la mujer», informó. Esta apuesta por la cooperación viene avalada por una encuesta que dice que el 82 por ciento de los andaluces apoyan estas políticas, manifestó el vicepresidente, quien aseguró que no tiene miedo a las críticas «hipócritas, porque atendemos a los de aquí y a los de otros puntos del mundo». Respecto a los reintegros por proyectos que no se han ejecutado, Centella señaló que sólo quedan pendientes de cobro 950.000 euros de tres iniciativas de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) de 2010. El director de la agencia aclaró que todas estas partidas se recuperan y explicó que hay proyectos que finalmente no se pueden llevar a cabo por imprevistos como puede ser un golpe de Estado.

  • 1